Gasto público y votos

Viernes, 13 de julio de 2012

NYT publicó un buen reportaje documentando el efecto del gasto público -específicamente en vivienda- en las preferencias electorales de personas de carne y hueso.

No hay nada que no sepamos ya, pero siempre es bueno recordar, a través de casos concretos, cómo el gasto se transforma en votos.

Lo trágico es que nadie puede culpar a los más necesitados de votar por Chávez por recibir una casa o una pensión. La necesidad extrema y la desesperación tienen el poder de reducir las preferencias y lealtades políticas de cualquier persona a “me ayudó o no me ayudó.”

Ahora bien, lo datos más confiables que tenemos nos indican que el apoyo a Chávez se ha mantenido sorpresivamente estable, a pesar del masivo incremento en el gasto.

¿Qué está pasando?

Pienso que hay tres posibles explicaciones.

La primera es que los datos confiables que tenemos no son tan confiables.

La segunda es que el gasto ha sido ineficiente en términos electorales. Chávez está gastando en sectores que ya iban a votar por él 0 después de años de inflación, escasez, inseguridad y deterioro en los servicios públicos el gasto no tiene el efecto que solía tener.

La tercera es que el gasto le ha servido a Chávez no para subir en las encuestas, sino para mantenerse en lugar donde está. Es decir, si no fuese por el gasto Chávez estaría por debajo de Capriles.

Promotores de la cultura

Viernes, 13 de julio de 2012

Gustavo Tarre en El Nacional y Analítica:

Causa extrañeza ver a tanto poeta, pintor, novelista, músico, periodista, activista político, salir públicamente en defensa de unos corredores de bolsa. ¿Por qué se ha suscitado esta profunda y sorda corriente de rechazo a una detención injusta en un país en el que son frecuentes las privaciones de libertad caprichosas y arbitrarias? La razón es muy sencilla: Econoinvest era algo más que una casa de bolsa. Se trataba de una empresa muy exitosa en su campo de acción, pero era también un centro de encuentro de creadores y emprendedores provenientes de todos los sectores que sabían que allí encontrarían ayuda, apoyo, consejo y amistad.

Esto es totalmente cierto. Cuando metieron presos a los directores de Econoinvest pensé que correrían la misma suerte que Baduel….no porque fueran odiados por ambos lados del espectro político, sino porque….bueno, eran ricos. ¿Quién sale a la calle a protestar por un corredor de bolsa?

Pero no calculé el factor cultura.

La más reciente encuesta

Jueves, 12 de julio de 2012

¿Es el gasto público más confiable que Datanálisis?

Reuters:

El presidente venezolano, Hugo Chávez, solicitará a la Asamblea Nacional –parlamento unicameral dominado por sus aliados– la aprobación de una ley que permita incrementar nuevamente el endeudamiento del país con el objetivo de cubrir el gasto social de este año, según ha informado el vicepresidente, Elías Jaua.

Jaua ha anunciado que el jefe de Estado aprobó en consejo de ministros, el martes por la noche, una “ley especial de endeudamiento complementario” por 30.000 millones de bolívares, que se sumarán a los 81.000 millones de bolívares (casi 15.500 millones de euros) de endeudamiento formal aprobado para este año, lo que representa un incremento del 36 por ciento.

Bien. Treinta mil millones de bolívares es plata, aproximadamente 7.000 millones de dólares. ¿Por qué, si el gobierno está ganando por 25 puntos, vemos este masivo endeudamiento “complementario” a tres meses de las elecciones?

Es cierto que puede ser simple paranoia del gobierno o que quizá desde el inicio la campaña de Chávez planificó gastar esta cantidad.

Pero también es posible que, como revela Consultores 21, la ventaja del presidente es mucho menor a lo que Chávez quisiera, lo cual genera nerviosismo.

Aún así, la pendiente sigue siendo empinada para la oposición. Este gasto quizá es cada vez menos efectivo, pero que sea menos efectivo no quiere decir que no tenga un efecto.

Free and fair

Jueves, 12 de julio de 2012

Sobre la declaración de Obama restándole importancia a Venezuela como amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, y luego la reacción de los republicanos a esa declaración, Greg Weeks escribió en su blog:

President Obama talked briefly about Venezuela in an interview, giving a statement that’s pretty bland:

“We’re always concerned about Iran engaging in destabilizing activity around the globe,” Obama told a Spanish language television station based in Miami. “But overall, my sense is that what Mr. Chavez has done over the last several years has not had a serious national security impact on us.

“We have to vigilant,” Obama said in the interview broadcast Tuesday. “My main concern when it comes to Venezuela is having the Venezuelan people have a voice in their affairs and that you end up ultimately having fair and free elections, which we don’t always see.”

Set aside for now the fact that Venezuelan elections have been free and fair, but that the opposition mostly loses. Obama’s idea is that you pay attention but don’t over-react. This made Marco Rubio mad, because he’s firmly in the over-react camp.

A estas alturas del partido seguimos en lo mismo.

Primero que nada, no tengo problemas con la crítica de Weeks a los republicanos. Pienso que es acertada.

Pero ¿”free and fair”?

Déjenme aclarar esto por enésima vez. En Venezuela uno puede ir a votar el día de las elecciones y luego la oposición tiene espacio para defender el voto a través de los testigos de mesa. Pero decir esto es muy diferente a decir que las elecciones son “free and fair.” Weeks jamás diría eso en Estados Unidos si los republicanos, para ser reelectos, abusaran  de su poder como lo hace Chávez. Y no creo que los lectores de este blog necesiten que entre en detalles.

Ah –y otra cosa. Uno se pregunta si Weeks está siguiendo el día a día de la campaña. Ciertamente, ha podido escoger una mejor semana para decir que las elecciones venezolanas son “free and fair” y sugerir que el problema es la incompetencia de la oposición.

Masas y sinrazón

Miércoles, 11 de junio de 2012

Matt Yglesias en su blog:

Here’s some fun findings from the Washington Post’s latest poll. By a margin of 48-45, voters say it’s more important for the federal government to “spend money to try to encourage job creation” than it is to try to hold down the budget deficit. And by a narrow 46-45 margin, voters say they prefer President Obama’s approach to taxes over Mitt Romneys.

So naturally by a margin of 52-42, they say that Romney will “do a better job of handling the federal budget deficit.”

A valuable reminder that whatever “the federal budget deficit” is in the hazy world of public opinion, it’s not the accounting document driven by federal tax policy (on which Obama is preferred) and federal spending (on which the public is closer to Obama). It’s something else.

Venezuela, claro, lleva esto al extremo. Después de todo este es uno de los únicos países del mundo donde conviven la felicidad extrema con la escasez de comida, el tráfico, los apagones, la inseguridad y la inflación; o donde el crimen es considerado el principal problema de los venezolanos pero a la vez no es un issue electoral; o donde un amplio porcentaje de la población opina que la democracia es el mejor sistema pero sigue apoyando a  Chávez.

Ojalá fuese sólo el déficit lo que confunde a nuestros electores.