La deshonestidad de Niall Ferguson

Martes, 21 de agosto de 2012

Cambiando radicalmente de tema, me gustaría comentar la controversia alrededor del artículo que publicó Newsweek de Niall Ferguson, titulado “Hit the road, Barack: Why we need a new president.”

El artículo es basura y ya muchos se han encargado de señalar su innumerables errores.

Pero a mí lo que más me impresionó más fue la patética respuesta de Ferguson a Paul Krugman, quien lo acusó de querer engañar a sus lectores con una tergiversación de un reporte del Congressional Budget Office.

Básicamente, Niall Ferguson respondió que sí, eso fue precisamente lo que hizo.

Y, si no lo ven con claridad, lean a Brad DeLong y Andrew Sullivan.

Ciertamente, a mí esto me parece más escandaloso que el plagio de Fareed Zakaria, que motivó una breve suspensión de CNN. Esto no es un descuido, sino una admisión cínica de deshonestidad intelectual.

Reducir la violencia

Martes, 21 de agosto de 2012

The Washington Post publicó un reportaje sobre la impresionante disminución en el número de homicidios en Ciudad Juarez, México:

La buena noticia es que la impresionante disminución ocurrió en apenas dos años. La mala es que la reducción quizá se debe  a que el cartel de Sinaloa, liderado por José “El Chapo” Guzmán, ganó el control del tráfico local de drogas y de las rutas del contrabando hacia el norte.

Sin embargo, pienso que incluso la mala noticia tiene su aspecto positivo, porque demuestra que parte de la violencia es menos estructural (o más fácil de reducir) de lo que algunos piensan.  Es decir, no es una sociedad podrida hasta el tuétano lo que estaba provocando este altísimo número de homicidios, sino un factor más circunstancial: la guerra entre carteles.

La violencia, claro, siempre tiene causas estructurales que no son fáciles de atacar. Pero, cuando las tasas de homicidios son tan inusualmente altas, sí hay políticas relativamente fáciles de implementar que pueden acarrear disminuciones considerables en el número de víctimas, en un tiempo relativamente corto.

Llegarle a los ricachones

Lunes, 20 de agosto de 2012

Esto es de Noticiero Digital:

“Chávez el 7 de octubre y más nada (…) ni gobernador ni alcalde, nada de eso. Vamos a centrarnos en la unidad dentro de la diversidad,” enfatizó el candidato a la reelección, al tiempo que insistió en que su proyecto también incluye “a los ricachones”…Asimismo, comentó que “tenemos que ir más allá del rojo rojito, hay que ir más allá a convencer.”

Y esto es de AVN, un día después:

 “Hay una orientación en la campaña de Capriles y un cambio en su discurso, él no va a buscar a los indecisos, él tiene que tocar votos del chavismo porque la brecha es muy grande,” aseveró [Aristóbulo Istúriz].

Hat Tip: Alfredo Tarre.

Cuando no escuchar es criminal

Lunes, 20 de agosto de 2012

Conversando sobre la masacre de Yare con el director de la ONG Una Ventana hacia la Libertad Carlos Nieto Palma, dos cosas me llamaron la atención.

En primer lugar, Nieto Palma no tiene una actitud de “yo lo dije” ante el hecho que él y varios otros advirtieron que era una pésima idea llevar a los presos de La Planta a Yare cuando cerraron La Planta. El traslado, advirtió Carlos, no sólo agravaría el problema del hacinamiento, también provocaría un cruento enfrentamiento entre los líderes de Yare y los trasladados.

Y, en efecto, eso fue exactamente lo que ocurrió el domingo. Pero Carlos habla como si no ser escuchado fuese normal. Yo fui el que tuve que enfatizar la importancia de sus advertencias. El detalle de que, si él y otros hubiesen sido escuchados, 25 personas estarían vivas.

En segundo lugar, sorprende que las llamadas “pernoctas,” la población visitante que pasa los fines de semana en la cárcel, no reciban mayor atención. En Yare esta población representa casi el 50 por ciento del número total de reclusos (que son un poco más de 3 mil).

¿Cómo lo sabemos?

Porque ahora hay en Yare 1200 visitantes que estaban allí el domingo cuando ocurrió la masacre y ahora se niegan a salir porque, comprensiblemente, no quieren dejar solos a sus familiares o amigos recluidos.

Imagínense el nivel de hacinamiento. Yare se construyó para 750 reclusos y ahora hay más de tres mil.

Y esto sin contar las “pernoctas.”

Más sobre este tema:

Payasos y nazi

Viernes, 17 de agosto de 2012

He recordado un aspecto de la definición de hombre-masa de Ortega y Gasset leyendo y revisando una miríada de videos en YouTube para un reportaje que estoy escribiendo sobre la guerra intrafamiliar de los Humala en Perú.

Tanto el patriarca Isaac como el hermano menor de Ollanta, Antauro, tienen una ideología casi nazi, en su convencimiento de que hay razas superiores (para el tándem Humala no son los arios sino los “cobrizos”).

Sin embargo, si uno ve suficientes entrevistas uno se da cuenta de que esa ideología extrema carece del peso de la convicción que hacía de los nazi, o de alguien como Abimael Guzmán de Sendero Luminoso, sujetos tan espeluznantes y peligrosos.

Es decir, hay una ligereza, resultado de la falta de seriedad y la carencia de convicción, que me hace pensar en Isaac y Antauro más como los Locos Adams que como potenciales nazis que podrían hacer en el Perú lo que hizo Hitler en Europa.

¿Pruebas?

En este reportaje, por ejemplo, Isaac admite que las declaraciones de Antauro de fusilar a sus adversarios políticos no era más que una estrategia de marketing. “Nos ha hecho famosos,” dice.

Al mismo tiempo, uno también se pregunta si los Hitler y los Stalin eran vistos inicialmente así…Es decir, como payasos.