Episodio cerrado

Jueves, 26 de enero de 2011

Ayer escuché a Leopoldo López aclarando que las palabras de Capriles y él fueron malinterpretadas y no iban dirigidas a Pablo Pérez y UNT. Enfatizó que, a partir del 12 de febrero, el eventual ganador debía sumar los esfuerzos de todas las fuerzas de oposición, sin excepción. “Aqui lo que se trata es de sumar esfuerzos.”

También escuché a Omar Barboza dejando atrás el incidente del martes y asegurando que apoyarían y trabajarían por el eventual ganador. Pablo Pérez dijo que las alianzas formaban parte del juego democrático.

No importa si están o no tratando de remedar errores, lo importante, lo fundamental, es la clara voluntad de remedarlos en pos de la unidad.

Así que episodio cerrado. No hay que perder de vista al verdadero adversario ni inflar incidentes que, al fin y al cabo, son normales en cualquier proceso de primarias. Si algo ha caracterizado las primarias de la oposición, es su extraño clima cívico. Sólo miren a Estados Unidos.

El precio del pasaje

Miércoles, 25 de enero de 2012

“Si me apoyan a mí, no serán considerados miembros del pasado y de la vieja manera de hacer política. Si me apoyan tienen un pasaje gratis en el autobús de la renovación.”

Este es el mensaje entre líneas de Henrique Capriles Radonski, reafirmado ayer cuando en el anuncio de su alianza con Leopoldo López planteó rupturas con el “viejo liderazgo” y críticas a “la viaje manera de hacer política” que Pablo Pérez y UNT, con razón, interpretaron como un agravio. Y nadie duda, la verdad, que Capriles se refería a ellos.

He estado dudando si debo escribir sobre esto porque en este momento es peligroso atizar conflictos que perjudiquen la unidad. Pero lo hago porque me parece que el error de Capriles es fácil de corregir….si, y sólo si, se reconoce que es un error.

En primer lugar hay que decir la reacción de UNT fue torpe. Todos los precandidatos tienen el derecho a forjar alianzas y criticar la dupla Capriles/López como una mala jugada o una movida sucia es una soberana estupidez. El problema no es la alianza sino el ya viejo coqueteo de Capriles con una peligrosa narrativa.

¿Por qué digo que Capriles dice entre líneas que, si lo apoyan a él, no serán considerados miembros del pasado y de la vieja manera de hacer política, pero quien lo apoye tiene un pasaje gratis para montarse en el autobús de la renovación?

Por una razón muy simple.

Imaginemos que, de verdad, los principales adversarios de Capriles, UNT y AD, encarnen todos los vicios del pasado. Imaginemos incluso que el puntofijismo es algo no quizá como lo pinta Chávez, pero que por ahí va la cosa. Creo que incluso asumiendo como certera esta cuestionable visión el caprilismo aceptaría que sus adversarios en las primarias son mejores que Chávez. De lo contrario, Primero Justicia no sería parte de la MUD. Si UNT y AD son peores que Chávez, ¿qué sentido tiene aliarse con ellos para luchar contra el gobierno?

Sin embargo, Capriles trata con mayor hostilidad a UNT y a AD que a sus nuevos socios, Podemos y el PPT, partidos que hasta no hace mucho apoyaron al gobierno. El pasado próximo de los miembros de estos partidos, en términos de lo que suscribieron y activamente apoyaron cuando formaban parte de la coalición gubernamental -y no me hagan hacer una lista-, es mucho más cuestionable que el prontuario de Pablo Pérez y sus compañeros -algunos muy jóvenes y valientes- de AD y UNT. Pero el trato de Capriles hacia ellos es mil veces más generoso. Ellos sí son renovadores.

Que Leopoldo López acepte esta flagrante contradicción también lo deja a uno rascándose la cabeza, considerando su asociación con Proyecto Venezuela y Henrique Salas Römer, quien según me informan es fiel lector de este blog y ojalá pueda interceder para tratar de corregir esta actitud.

Déjenme dejar algo claro.

Llevo ya años diciendo que la oposición debe tener un discurso de reconciliación. Que, como dice Ramón Guillermo Aveledo, las puertas de la MUD deben estar abiertas a todo el mundo, incluyendo a todos los que militaron hasta hace poco con el presidente y ahora se oponen a él. He defendido y aplaudido la incorporación de Ismael García y Henry Falcón a la oposición, e insistido que lograr una transición pacífica en Venezuela exigirá tender puentes con sectores del chavismo que ahora copan las principales instituciones y que presumiblemente estarían dispuestos a colaborar.

Pero esta estrategia (y necesidad política) de inclusión debe abarcar no sólo a los que apoyen a Capriles o los que le den un puje electoral, sino a todas las fuerzas opositoras, incluyendo las que se han opuesto a Chávez desde que irrumpió en la historia de Venezuela en febrero de 1992.

Capriles dio un tubazo el martes. No queda duda de que la alianza fue un revés para sus opositores. Un poquito más de criterio y grandeza de espíritu no vendría mal.

La razón extraviada

Martes, 24 de enero de 2012

El filósofo Francisco Rivero en su columna de Tal Cual:

Es imposible no percatarse del talante cerrado, despreciativo y fatuo que distingue a los diputados de la oposición. Esa actitud, visible en la brutal hostilidad de sus palabras, rostros, miradas y lenguaje corporal y gestual en general, alcanza un nivel casi frenético de frustración, resentimiento y odio cuando se encuentran personalmente ante Chávez. La furia, que desdobla demoníacamente a la personalidad y ofusca la razón y la libertad, se desata entre las filas de la oposición, no por errores objetivos que el Presidente cometa o por sus defectos, sino por la presencia de su persona misma, en particular, por la manifestación de sus virtudes humanas, entre ellas, su innegable talento humano, intelectual, y político, evidenciado en la libertad y el respeto inteligente y afable con que se dirigió, durante la entera exposición de su memoria y cuenta, a todos los presentes en la Asamblea, incluyendo a la diputada Machado a pesar de su fatal y destemplada explosión.

¿Por qué digo que la destemplanza de la diputada Machado fue fatal? Porque de haber sido libre su pasión habría exhibido un curso objetivamente racional, es decir, un orden, una lógica y una finalidad que respeta al interlocutor en cuanto sujeto intelectual y moral. Obviamente, esto no sucedió. La diputada Machado explotó de frustración, resentimiento y furia: el odio le dominó ofuscando su inteligencia y su voluntad.

Rivero me dio clases de filosofía en la universidad. En ese tiempo lo admiraba y aprendí mucho con él. Cuando a los dos años decidí retirarme de mi carrera e irme al exterior él me hizo la mejor carta de recomendación.

Por eso no dejan de impactarme sus artículos, que leo siempre con una mezcla de repulsión y fascinación.

Francamente ponerme a discutir con él me parece un ejercicio fútil.

Para que una discusión sea interesante los argumentos del adversario deben tener un mínimo de nivel o, de lo contrario, influencia, poder o resonancia. El desafío debe existir. Si no hay un desafío, debatir es como darle palo a un caballo muerto.

Por esa la pregunta interesante no es porqué los argumentos del profesor Rivero son errados sino qué le pasó al profesor. ¿Cómo un hombre tan culto e inteligente, graduado de las mejores universidades del mundo, llega al punto de escribir estos disparates?

No tengo duda que él diría que yo soy el loco y que no soy un hombre verdaderamente libre, etc, etc…

Pero yo creo que Rivero es una muestra de los misterios y la complejidad de la racionalidad. De cómo ésta puede descarrilarse hacia la locura o cohabitar con ella. O cómo la razón se parece a un autobús de varios pisos en cuyo piso más alto hay una brújula que, si se daña, los otros pisos siguen operando con normalidad pero el autobús se descarrila.

Fundamentos ideológicos de la revolución

Martes, 24 de enero de 2012

De la sección Por mi madre, de Tal Cual:

Nadie sabe si son los efectos de las hojas de coca (no olviden que el susodicho confesó en una cadena que las masticaba cada mañana) o que la cercanía de las primarias no le permite ordenar las ideas. Lo cierto es que el pasado domingo Hugo Chávez citó en su Aló, Presidente, la remachada frase “Un fantasma recorre Europa…” y muy campante se la atribuyó a Federico Nietzsche.

Como es obvio, los aplaudidores callaron, aunque algunos arqueaban las cejas; mientras otros, confusos, pensaban “¡Epa, ese curso de marxismo que agarré si es chimbo, porque me dijeron que la frase era del Manifiesto Comunista.”

¿Cuántas…en una sola semana?

¿Vuelta a los orígenes?

Martes, 24 de enero de 2012

Leopoldo López en una entrevista con Tal Cual la semana pasada:

¿Se puede confiar en un político que ha pasado por tantos partidos políticos en tan poco tiempo?

A lo mejor esta pregunta se la hacían a Rómulo Betancourt también, quien antes de fundar Acción Democrática, pasó por cuatro partidos diferentes en corto tiempo. Caldera estuvo en tres antes de Copei y el oficialismo también pasó por distintas toldas.

Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Primero Justicia….sí, cuatro y en corto tiempo. Y, si no contamos dos veces a PJ, serían tres como Caldera.

Pero, dejando a un lado las bromas, la alianza está bien. Una eventual candidatura de Capriles sería mucho más fuerte con Leopoldo de vicepresidente (si eso fue lo que negoció).