La pequeña debilidad de Lula

Viernes, 25 de septiembre de 2009

lula-chavez-778133Dejando que el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, se refugie en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, el gobierno de Lula ha asumido un rol inusualmente activo (y controversial) en los asuntos internos de otro país. Esto sin tomar en cuenta que, en declaraciones al diario brasileño O Estado de S. Paulo, asesores de Lula revelaron que la “infraestructura, la logística y la orientación para buscar específicamente la embajada brasileña” como refugio de Zelaya fue preparada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Este repentino y activo rol de Lula como defensor de la democracia no sólo choca con su habitual indiferencia y neutralidad hacia estos temas, sino también con declaraciones que ha dado en los últimos cuatro días.

En Nueva York, donde Lula dio el discurso inaugural en la Asamblea General de la ONU, un reportero le preguntó sobre la situación en Irán y él dijo que a Brasil no le corresponde cuestionar el proceso electoral iraní. Cuando alguien le preguntó sobre la negación del holocausto de Ahmadinejad, el presidente brasileño se limitó a decir “si piensa distinto, es su problema, no el mío.”

Sobre Venezuela, Lula dijo lo siguiente a la revista Newsweek:

Newsweek: Mercosur, que Brasil lidera, sólo admite como miembros democracias plenas que respetan los derechos humanos. ¿Califica Venezuela?

Lula: Dame un ejemplo de falta de democracia en Venezuela.

Newsweek: Treinticuatro estaciones de radio cerradas por el gobierno un fin de semana. Represión de sindicatos independientes y persecusión gubernamental de adversarios políticos. Bandas violentas vinculadas al gobierno de Hugo Chávez atacando la única televisora independiente.

Lula: Esa no es la versión del gobierno.

Newsweek: ¿Existe alguna duda?

Lula: Seamos francos en una cosa. Primero, cada gobierno establece el régimen democrático que se ajusta a su pueblo. Es una decisión soberana de cada nación. Yo jamás he cuestionado el hecho de que, en un sistema parlamentario, el primer ministro pueda permanecer en el poder 15 o 18 años. Ahora [Álvaro] Uribe está apoyando [una enmienda constitucional para] un tercer período presidencial. Yo no he escuchado a nadie criticar a Colombia por eso. ¿Por qué yo no quiero un tercer mandato? Porque lo que es válido para mí también es válido para mis opositores. Hoy yo quiero gobernar por tres períodos, mañana ellos querrán cuatro. Por eso digo que no se debe jugar con las reglas de la democracia. Dos períodos y ocho años en la presidencia es un tiempo razonable para gobernar un país. Y seamos honestos. La elite venezolana no era un dechado de virtudes. Recuerda que Chávez fue víctima de un golpe. No puedes esperar que él olvide eso tan rápido. Secuestraron a Chávez tal como secuestraron ahora a Zelaya. Nos podemos permitir que esto siga pasando en América Latina. Chávez tendrá que regirse por las reglas de Mercosur. Mercosur tiene reglas definidas.

Newsweek: Sí, pero la reglas de Mercosur establecen que los miembros del mercado común deben respetar las reglas de la democracia y los derechos humanos.

Lula: Chávez se ha sometido a cuatro elecciones en los últimos 10 años, y los venezolanos están aprendiendo. Somos un continente colonizado. La mayoría de los países de la región pasaron el siglo XX en pobreza. El petróleo venezolano enriqueció a media docena de venezolanos mientras que el resto de la población permaneció pobre. Esta es la primera vez que el petróleo está siendo utilizado para aumentar la participación del pueblo. Sea o no sea esto lo mejor, los venezolanos son los responsables de decidir.

Newsweek: ¿Es la democracia sólo elecciones?

Lula: Las elecciones son un gran indicador de la democracia. De hecho, la democracia significa que las instituciones funcionan, y yo estoy trabajando para fortalecer la democracia brasileña. Cada país construye la democracia que quiere. No tengo duda de que los latinoamericanos ahora vivimos uno de los momentos más democráticos de nuestra historia.

Hay muchos intelectuales que ven en cualquier declaración de Lula una crítica velada al autoritarismo de Chávez. Espero que estas declaraciones acaben con eso que en el mundo anglosajón llaman wishful thinking.

 

Más sobre este tema:

email

Share