Amuay y las elecciones

Lunes, 27 de enero de 2012

He visto por ahí comentarios sobre no arrimar a las aguas de la política la explosión de la refinería Amuay, por respeto a las víctimas y a sus familiares.

No es el momento, dicen. Aún estamos demasiado próximos a lo ocurrido para llevar la tragedia al contexto electoral.

Yo pienso lo contrario.

Si hay algún momento para llevar esto al escenario electoral es ahora, porque los electores, precisamente por respeto a las víctimas, deben y están en la obligación de tomar en cuenta el telón de fondo de la explosión a la hora de determinar su voto.

Pues, si esperamos hasta después de las elecciones, y Hugo Chávez gana, lo más probable es que nada cambie en PDVSA. La falta de mantenimiento e inversión, así como las fallas en la capacitación de personal, seguirán provocando accidentes como los cientos que han ocurrido durante la última década, ante un gobierno entumecido e insensible al dolor ajeno.

En este momento, la manera más efectiva de que Amuay no vuelva a ocurrir es deshaciéndonos de este gobierno a través del voto.

Entiendo perfectamente que Henrique Capriles no quiera desenfocar su mensaje levantando esta bandera, pero no veo razón por la cual el resto de nosotros no deba insistir empecinadamente en la negligencia e irresponsabilidad criminal que está detrás de este tipo de accidentes.

email

Share

Comments are closed.