Misión Nini

Miércoles, 2 de junio de 2010

En Venezuela hay un porcentaje significativo de la población que no se siente cómoda identificándose ni con el gobierno ni con la oposición, y prefiere autodefinirse como independiente (los famosos Nini). En la última encuesta de Keller este sector asciende al 21 por ciento y, aunque tiende hacia la oposición, no le gusta asociarse con ella y le gustaría ver rostros nuevos, independientes, no asociados al gobierno ni a la oposición tradicional

Eso por un lado.

Por el otro, a la oposición le conviene presentar candidatos unitarios para las elecciones parlamentarias para no dividir el voto antichavista. En las elecciones regionales se perdieron alcaldías y gobernaciones porque el voto opositor se fragmentó.

La oposición ya logró esta unidad, conformando una mesa (la MUD) en la que participaron representantes de las principales fuerzas políticas opositoras. Gracias a esta mesa, y a los acuerdos que se forjaron en ella, la oposición cuenta hoy con un solo candidato por escaño de la Asamblea Nacional.

El problema es el siguiente.

La MUD, que fue indispensable para lograr la unidad, está conformada por los rostros que conforman esa oposición tradicional que los Nini rechazan. Es decir, el mecanismo indispensable para alcanzar la unidad (y no dividir el voto opositor) es también un impedimento para atraer a los Nini.

¿Qué hacer?

Creo que la MUD debe ahora pasar a un segundo plano (a nivel mediático) o buscar nuevos voceros que refresquen y renueven su imagen. La oposición debe hacer un esfuerzo por mostrar su diversidad y evitar que los independientes la encasillen, reduciéndola a ese grupete de diez o doce viejos rostros que tienen una pésima imagen.

La MUD tuvo su momento. Pero ahora hay que atraer a los Nini.

Más sobre los Nini:

  • A los Nini: Por qué los Nini están equivocados.
  • Niniput: ¿Está Venezuela de verdad polarizada?
  • Renovación: Algunas ideas para la campaña electoral.
email

Share

Comments are closed.