Ideas y creencias

Viernes, 21 de enero de 2011

Ortega y Gasset sostenía que cuando intentamos determinar cuáles son las ideas de un hombre o de un época solemos confundir dos cosas radicalmente distintas: sus creencias y sus ideas, ocurrencias o pensamientos.

Las creencias, dice Ortega, no surgen en tal día y hora dentro de nuestra vida, ni llegamos a ellas por un acto particular de pensar. Son “ideas” que nuestra mente no puede evitar reconocer como verdad. La adhesión es automática, mecánica; puestos a pensar en el tema, nos admitiremos en nosotros un pensamiento distinto ni opuesto a ese que nos parece evidente.

“Hay ideas con que nos encontramos -por eso las llamo ocurrencias- e ideas en que nos encontramos, que parecen estar ahí ya antes de que nos ocupemos de pensar…Con las creencias propiamente no hacemos nada, sino que simplemente estamos en ellas.”

Las ideas, en cambio, constituyen todo aquello que en nuestra vida aparece como resultado de nuestra ocupación intelectual. Por eso se alimentan de su cuestionabilidad. Por eso, sostiene Ortega, “necesitan de la crítica como el pulmón del oxígeno.”

Todos, sin excepción, tenemos creencias en las que estamos. La superioridad moral de la monogamia, por ejemplo, es para muchos de nosotros una creencia más que una idea. Sea o no sea la monogamia moralmente superior, la mayoría acepta esta idea como si fuese el orden natural de las cosas.

Este tremebundo insight de Ortega es muy útil para analizar al presidente Chávez. Sus posturas antiimperialistas, antineoliberales y socialistas, su concepción de la burguesía, su repulsión casi física por el capitalismo, su idolatría por Bolívar, Zamora y Maisanta, son menos ideas que creencias.

email

Share

One thought on “Ideas y creencias

  1. Pingback: Lecciones de ayer | Alejandro Tarre