Arrodillada ante el poder

Lunes, 9 de noviembre de 2009

yoani_sanchez-733654La famosa bloguera Yoani Sánchez fue detenida brevemente y golpeada en el interior de un automóvil por agentes secretos del régimen cubano cuando se disponía a participar  en una manifestación contra la violencia. Sánchez narró en su blog el incidente:

Cerca de la calle 23 y justo en la rotonda de la Avenida de los Presidente, fue que vimos llegar en un auto negro –de fabricación china– a tres fornidos desconocidos: “Yoani, móntate en el auto” me dijo uno mientras me aguantaba fuertemente por la muñeca. Los otros dos rodeaban a Claudia Cadelo, Orlando Luís Pardo Lazo y una amiga que nos acompañaba a una marcha contra la violencia. Ironías de la vida, fue una tarde cargada de golpes, gritos y malas palabras la que debió transcurrir como una jornada de paz y concordia…(leer más aquí).

No es fácil explicar el apoyo con que todavía cuenta el régimen de los hermanos Castro entre muchos izquierdistas, tanto de la vertiente borbónica como de la vertiente moderna y democrática. Pero creo que un factor de peso es que en la izquierda hay una tendencia a ponerse del lado del más débil. Entre el David cubano y el Goliat imperial, ¿cómo un verdadero izquierdista va a colocarse del lado del todopoderoso imperio? ¿Qué izquierda digna del nombre prefiere al imperio que a guerrilleros heroicos e idealistas como el Che Guevara?

Este adolescente anti-imperialsmo; esta necesidad de ver la realidad como un cuento de hadas donde los países ricos y poderosos son siempre malos y los débiles y pobres son siempre buenos; esta manía de ver el mundo como una batalla entre la Hidra de Estados Unidos y los ángeles que la resisten, es como una luz que cega a muchos a los abusos que cometen a diario regímenes autoritarios y anti-imperialistas como el cubano.

Quizá sería bueno recordar que los verdaderos héroes de esta historia no son los hermanos Castro, cuyo poder sobre los cubanos es mil veces mayor al poder que tiene Estados Unidos sobre Cuba. Quizá sería bueno recordar que los débiles no son los líderes revolucionarios de la isla, que, a diferencia de los cubanos de a pie, no tienen restricciones (por parte del imperio) para escribir, opinar, producir, visitar otros países, usar Internet, leer periódicos extranjeros e incluso mudarse de una ciudad a otra dentro de su propio país. Los verdaderos héroes son los disidentes cubanos que confrontan un poder mucho más brutal y asfixiante que el que confronta Cuba en el escenario internacional.

Por esta razón, la tendencia izquierdista mía a ponerme del lado de los más débiles me lleva a solidarizarme no con los hermanos Castro, sino con las Yoani Sánchez de este mundo.

Es triste ver a la izquierda arrodillada ante el poder.

Más sobre este tema:

email

Share

Comments are closed.