WikiLeaks y el maletín

Jueves, 9 de diciembre de 2010

Embajada de EEUU en Argentina

Los WikiLeaks relacionados a América Latina se están poniendo más interesantes.

En primer lugar están los cables sobre la situación en El Salvador, resumidos en un interesante reportaje de El País. Al parecer, el presidente Mauricio Funes le ha pedido a Estados Unidos ayuda en el pulso que libra con el partido que lo llevó a la presidencia, el FMLN.

En segundo lugar están los cables enviados por la embajada de Washington en Argentina cuando estalló el escándalo del maletín con los 800 mil dólares. Todavía no tengo muchas cosas claras, pero si no me equivoco esos cables revelan una suerte de operación de damage control del Departamento de Estado norteamericano para que la detención y enjuiciamiento de Kauffmann, Maiónica y Durán (los empresarios que fueron grabados por Antonini en colaboración con el FBI) no afectara la relaciones diplomáticas con Argentina. Al fondo de estos cables transpira incluso cierta irritación con el caso del maletín, como si los diplomáticos de EEUU sintieran que su trabajo en Buenos Aires estuviese siendo saboteado por la instancias judiciales ¡de su mismo país! ¿No se dan cuenta estos jueces y fiscales estúpidos que los Kirchner son extremadamente sensibles y aprovechan cualquier oportunidad para explotar el antiamericanismo con motivaciones políticas? ¿No se dan cuenta que ahora la embajada se verá obligada a tratar de influir periodistas para que entiendan que el poder judicial y el cuerpo diplomático de EEUU son dos cosas distintas, y así, a través de ellos, tratar de convencer a los Kirchner de que el destape de valijagate no es una campaña del gobierno norteamericano en contra de ellos? Aunque quizá exagero un poco, estas preguntas parecen desprenderse de estos cables.

Al mismo tiempo, no se debe descartar la posibilidad de que, simultáneamente, la administración Bush haya presionado al poder judicial para asegurar que se investigara el caso de Antonini. Que se haya dado esta presión es, en mi opinión, perfectamente factible. (Si mal no recuerdo, Hugo Alconada Mon revela en Los secretos de la valija que un alto funcionario estadounidense le hizo entender sin deletreárselo que el gobierno ejerció presión para que se investigara el caso).

Si algo define al antiamericanismo es no comprender las complejas dinámicas de la democracia estadounidense. Es ver al gobierno de EEUU como una entidad monolítica, donde no hay una diversidad de puntos de vistas, intereses, presiones internas y externas, inercias y tradiciones burocráticas moldeando las políticas de gobierno.

De estos sutiles grises y fascinantes complejidades están hechas las buenas novelas.

email

Share

Comments are closed.