La verdadera conspiración (actualizada)

Viernes, 10 de diciembre de 2010

El ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, percibe a Chávez como una “nueva amenaza” y considera plausible una incursión militar venezolana en un país vecino. También admite la presencia de las FARC en Venezuela, pero dice que admitir esa presencia arruinaría la capacidad de mediación de Brasil.

El poderoso asesor de Lula, Marco Aurelio García, dice que Venezuela confronta “profundos problemas económicos.”

El presidente de México, Felipe Calderón, dice que Hugo Chávez está activo en todas partes, incluyendo México, y pide a Estados Unidos compremeter a Brasil para frenarlo. Añade que México está haciendo lo posible por aislar a Venezuela a través del Grupo de Río.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, le pide ayuda a Estados Unidos porque siente que el FMLN lo espía y su integridad física está en peligro. A Funes también lo preocupan la colaboración secreta entre Chávez y el FMLN.

El canciller argentino, Jorge Taiana, dice que el gobierno de Cristina Kirchner no aprueba el asalto al sector privado en Venezuela. Después de Perón, dice, Argentina aprendió la lección.

La ministra de Exteriores de España, Trinidad Jiménez, describe a Chávez como “un payaso,” “una bestia,” un ser “que está en otro mundo,” mientras que Zapatero y Moratinos califican a Venezuela de “desastre.”

Y todo esto, hay que recordar, se lo dijeron funcionarios brasileños, mexicanos, salvadoreños, españoles y argentinos a diplomáticos de EEUU. No es que se lo dijeron entre ellos. Se lo dijeron al imperio.

Estados Unidos, pues, no está conspirando para derrocar al gobierno venezolano. Lo que está ocurriendo es que Iberoamérica está conspirando con Estados Unidos para ver cómo controlan a Chávez. Y, si no, chismoseando sobre cómo el bolivariano está destrozando su país.

email

Share

Comments are closed.