Un debate que no debería serlo

Viernes, 11 de mayo de 2012

De verdad que es difícil entender porqué algunos opositores venezolanos piensan que es mejor utilizar la tarjeta unitaria que la tarjeta única en las elecciones presidenciales de octubre.

Bajo el primer esquema, la tarjeta unitaria sería una opción. Los partidos deciden si abandonan o no su tarjeta para favorecer una tarjeta común. Bajo el segundo esquema la tarjeta única sería una obligación de todos los partidos de la MUD.

Ya he explicado porqué este debate no me parece un debate. La tarjeta única es sin duda mejor.

Pero me gustaría añadir un punto.

Todo el mundo sabe que los que apoyan la tarjeta unitaria lo hacen por un simple motivo: piensan con razón que van a ser el partido más votado y esto los fortalece en futuras negociaciones.

Pero, si ese es el caso, deberían ser transparentes y argumentar “todos los partidos deben ir con tarjeta propia.” Porque, si un partido como Un Nuevo Tiempo decide plegarse a la tarjeta unitaria, ya no se podría medir bien el peso de cada partido en base a la votación de octubre.

La tarjeta unitaria es la combinación de defectos de los dos lados del debate: perjudica la unidad por un lado (poniendo a competir a los partidos); y por el otro no medirá en octubre, de una manera limpia y transparente, el peso de cada partido (a menos que nadie se plegue a la tarjeta unitaria).

¿Es esto tan difícil de entender?

email

Share

Comments are closed.