Simpatía por el diablo

Viernes, 2 de septiembre de 2011

Con la excepción de México, que comparte una frontera de más de tres mil kilómetros con Estados Unidos, no hay país en la región que dependa más del imperio en su comercio internacional.

Y, también exceptuando México, ningún otro país de la región privilegia tanto su comercio con EEUU y tan poco el comercio con las hermanas repúblicas de América Latina.

Y nuestro Simón Bolívar wannabe tiene los bríos de armar una alharaca cada vez que un país (Perú y Colombia entre ellos) firma un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

Con todo y TLC, Perú reserva para Estados Unidos sólo un 25 por ciento de su actividad comercial (Venezuela el doble). Y los pitiyanquis colombianos 36 por ciento, once puntos menos que Venezuela.

No estaría mal que la MUD divulgara estos datos del último reporte de la CEPAL:

 


 

email

Share

Comments are closed.