Premio de consolación

Martes, 5 de octubre de 2010

Jacqueline Farías

¿Se acuerdan del plan de Chávez de superponer “vicepresidentes regionales” escogidos por él sobre la estructura de gobernadores y alcaldes electos por el pueblo?

Chávez asomó la idea a mediados de 2007 como parte de su propuesta de reforma constitucional. Y la propuesta fue rechazada en diciembre, en lo que marcó su primera derrota desde que ascendió al poder en 1998.

Luego, un año después, la oposición ganó varias de las gobernaciones más importantes del país, además de la alcaldía Metropolitana.

Es cierto que Chávez luego despojaría de recursos y poderes a algunas de estas gobernaciones y alcaldías, y haría aprobar leyes para eliminar el FIDES y la ley de asignaciones económicas especiales.

Pero también es cierto que, rechazando a través del voto la reforma, y luego llenando espacios (también a través del voto) en esa estructura federal del país que el gobierno no ha logrado demoler, la oposición le ha complicado la vida al presidente.

Y esta presencia importante en estas estructuras democráticas -que son el gran legado de la Cuarta República- ha sido consolidada en las elecciones legislativas, al punto que ahora será mucho más difícil demoler estas estructuras porque hay demasiada gente adentro protegiéndolas.

Un perfecto ejemplo es la gobernación del Táchira. Cuando Pérez Vivas ganó las elecciones en 2008 la oposición fue mayoría en apenas 6 de los 29 municipios del estado. En las elecciones legislativas 19 de los 29 ayuntamientos sufragaron mayoritariamente por la MUD.

La oposición todavía confronta grandes retos y está lejos de lograr su principal objetivo.

Pero en el pulso que libra con el gobierno no se ha dejado doblegar.

¿Y qué decir sobre plan de Chávez de imponer vicepresidencias regionales? Pues que lleva más de tres años de retraso, casi haciendo parecer a Jacqueline Farías como un premio de consolación.

email

Share

Comments are closed.