Ganadores y perdedores del #26S

Jueves, 30 de septiembre de 2010

Los ganadores

La MUD. Si la oposición no alcanzaba el tercio de la Asamblea Nacional, y ganaba sólo 40 o 50 diputados, se corría el riesgo de división. En los días previos a las elecciones, frente a la amenaza de un resultado desfavorable, corrieron rumores de zamuros que saldrían a saborear la derrota y patear la Mesa de la Unidad. Con el resultado favorable, los zamuros no alzaron vuelo y la MUD finalizó la carrera fortalecida. (PD: Ramón Gullermo Aveledo como vocero fue un gran acierto).

Primero Justicia. Pese a no tener un alcance nacional y haber llegado de cuarto en número de diputados entre las fuerzas de la MUD (UNT se llevó el trofeo), PJ fue el partido que más creció en votos (600 mil en casi dos años), casi triplicando el aumento de AD, el segundo partido con mayor crecimiento. En Miranda la MUD sacó una ventaja de casi 200 mil votos, mayor a la ventaja opositora en los estados Carabobo, Táchira, Nueva Esparta y Zulia. Y PJ le sacó una ventaja de 100 mil votos a UNT en el Distrito Capital, donde este partido solía dominar entre los opositores.

Consultores 21. No se equivocó en su medición. A diferencia de buena parte de las encuestadoras, los números finales de las elecciones son bastante cercanos a los de su último sondeo.

Antonio Escarri. En el barrio 23 de Enero, uno de los bastiones del chavismo y el semillero de los grupos radicales revolucionarios, este joven candidato de la MUD perdió por sólo 3847 votos. Denle cinco años más.

Teodoro Petkoff. En los últimos cuatros años, después de aventurarse por varios atajos y caminos equivocados, la oposición ha ido consolidando poco a poco una estrategia de unidad, participación y resistencia democrática. De nosotros, los escribidores, depende que la historia le reconozca a Petkoff su papel importante reencausando la estrategia opositora. El término “escritor comprometido” parece inventado para este veinteañero septuagenario.

Los perdedores

Chávez y el PSUV. El presidente obtuvo su peor votación desde que asumió el poder. Según El Universal, el presidente podría haber perdido cerca de un millón de votos desde 2009. Considerando que la campaña estuvo centrada en su figura, para Chávez es imposible sacudirse esta derrota.

Menos mal que la LOPE y la ayudita del CNE rediseñando circuitos, camuflaron un poco el fracaso. Si no, ¿alguien se imagina la reacción de la bestia herida?

Patria para Todos. A pesar de que sus votos dieron la mayoría a las fuerzas antichavistas, el PPT, que levantó muchas expectativas autodefiniéndose como un partido de la tercera vía (The Washington Post incluso le dedicó un reportaje antes de las elecciones), obtuvo sólo dos diputados y alrededor de 3 por ciento del voto. Quizá deberían cambiar la tercera vía por la única fuerza alternativa.

Voluntad Popular. No teniendo tarjeta, Voluntad Popular hizo repetidos llamados a sus seguidores para que votaran por la tarjeta de Unidos para Venezuela en las semanas previas a las elecciones. Unidos para Venezuela sacó apenas 41.739 votos.

Luis Vicente León. En la Conferencia de las Américas en Miami, diez días antes de las elecciones, el director de Datanálisis inició una ola de pesimismo en la oposición declarando que, según su última encuesta, un 27 por ciento del electorado planeaba votar por los aliados de Chávez, 24 por ciento por los candidatos de la oposición y 30 por ciento permanecían indecisos. Añadió que, si se clasificaba a los indecisos según sus preferencias de partido, los aliados de Chávez podrían esperar una victoria con el 52 por ciento.

A su vez la malas lenguas dicen que León aseguraba a amigos y conocidos que la oposición ganaría sólo 40 diputados, 25 menos de lo que terminó ganando. Ciencia y pesimismo, no se deben confundir.

El abstencionismo. Consenso unánime entre los líderes opositores de que votar es mejor que abstenerse y 66 por ciento de participación en unas elecciones legislativas. ¿Se puede pedir más?

email

Share

Comments are closed.