Lula y Fidel

Jueves, 25 de febrero de 2010

fidelu-241banUn cable de la agencia Efe del viernes pasado informó que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, busca retomar el diálogo con el gobierno hondureño para un eventual retorno de Honduras a la OEA.

Según dijo el portavoz presidencial, Lula no considera apropiado que perdure el aislamiento de Honduras y piensa que la Cumbre de Río “es una oportunidad” para discutir este asunto y afinar posiciones con el resto de los países latinoamericanos.

Como ya sabemos, el tema de Honduras no se discutió en Cancún. ¿Por qué? Según revelaron algunas fuentes diplomáticas a varios medios, porque el tema podía crear divisiones que ofuscaran el espíritu de unidad de la cumbre.

Aunque la decisión fue sabia, es innecesario caer en eufemismos. No tocando el tema simplemente se evitó una potencial confrontación con Chávez y el ALBA. Sin Venezuela de por medio, es facil imaginar un avance en la cumbre para iniciar el proceso de reintegración de Honduras a la comunidad hemisférica. Una prueba más de que, con su estilo divisorio y pendenciero, Chávez sigue siendo un rémora en la búsqueda de consensos regionales.

Otra observación. Se debe felicitar al gobierno brasileño por relajar su dura posición frente al gobierno de Porfirio Lobo. Pero también se debe criticar a Lula por aplicar un estándar a Honduras y otro a Cuba. En una entrevista con CNN, Lula criticó el martes a Estados Unidos por no presionar lo suficiente al gobierno de Micheletti para devolver a Manuel Zelaya al poder. Pregunto yo: ¿Que tipo de presión está ejerciendo Lula para que Cuba implemente reformas democráticas? ¿No es su visita a La Habana una perfecta ocasión para que este activo defensor de la democracia hondureña ejerza presión sobre la dictadura cubana? ¿Qué hubiese hecho Lula si, en vez de condenar el golpe y presionar al gobierno de facto de Honduras, el presidente Obama hubiese visitado a Micheletti para un “reencuentro de viejos amigos” y otorgar créditos por un valor de mil millones de dólares? Más aún, ¿por qué Raúl Castro fue invitado a la Cumbre del Grupo de Río y no Porfirio Lobo, un líder que, a diferencia de Castro, no heredó su cargo como un sultán?

Lula se acerca a ese límite donde el doble estándar se confunde con cinismo. ¿Se irá a pronunciar sobre Zapata Tamayo?

Última hora:

Lula se pronunció sobre la muerte del disidente cubano. Pero cero críticas a los Castro.

Más sobre este tema:

email

Share

One thought on “Lula y Fidel

  1. Pingback: Obama y Latinoamérica | Alejandro Tarre