La gran explicación

Viernes, 12 de febrero de 2011

España, el Reino Unido, Chile, Israel, Medio Oriente y el Norte de África, ¿tienen un denominador común las protestas en todos estos países y regiones? ¿Y están estas protestas conectadas al creciente descontento popular en China?

Samuel Huntington le decía a sus alumnos que en las ciencias sociales uno debía encontrar algo grande qué explicar. Si tratas de explicar algo trivial, ¿a quién le importa? Pero si es algo como la revolución francesa las razones para tratar de explicarla son muy poderosas:

“Si tienes 19 razones que explican la revolución francesa no estás haciendo bien tu trabajo. Si le dices a la gente que el mundo es complicado no estás haciendo tu trabajo como politólogo. La gente ya sabe que el mundo es complicado. Tienes que destilarlo, simplificarlo, darles una idea de cuál es la causa principal, o el par de causas principales, que explican este poderoso fenómeno.”

Aunque no es un mal consejo, se debe tomar con cuidado. Porque hay una pendiente resbaladiza entre observar un fenómeno grande y destilarlo hasta identificar su causa principal, e imaginar una causa principal para luego deformar y manipular una compleja realidad para que encaje con esa causa.

En Choque de Civilizaciones Huntington hizo lo segundo más que lo primero.

Pero, ¿tienen las protestas en Medio Oriente, España, el Reino Unido, Chile e Israel un denominador común?

Nouriel Roubini dice que este denominador común es la creciente desigualdad de ingreso. Otros dicen que el origen de muchas de estas protestas puede ser fiscal.

Si estuviera vivo, creo que Huntington tendría otra explicación.

email

Share

Comments are closed.