Gratuito radicalismo

Miércoles, 14 de agosto de 2013

De lejos, lo más grotesco que hizo el oficialismo ayer fue presentar una serie de fotografías de Oscar López como prueba de la perversión que corroe a Primero Justicia.

En estas imágenes López aparece con otros hombres, abrazándose con ropa y a veces vestido de mujer. Para el gobierno esto prueba que López está conectado a bandas de prostitución y de tráfico de drogas.

Maduro, además, avaló esta teoría. Defendiéndose contra acusaciones de homofobia espetó que el peor homofóbico “es el que venga a prostituir a jóvenes porque tiene el poder político de ser jefe de despacho de una gobernación”.

¿Pruebas de que López estaba prostituyendo a  jóvenes? El oficialismo no ha mostrado ninguna. Se supone que las fotografías bastan.

Ahora bien, ¿por qué llegar a este extremo, en este momento? En los días después de las elecciones, cuando el gobierno se tambaleaba, un exabrupto como este hubiese sido comprensible. Pero el gobierno está ahora en una posición más fuerte. Uno asumiría que no hay razón para este brote de radicalismo.

¿Qué pasa entonces?

Con el tema de la lucha anticorrupción el gobierno ha estado implacablemente on message. Desde hace tiempo el oficialismo no aplicaba una disciplina de mensaje tan severa. El episodio de ayer quizá fue perversamente diseñado para darle un impulso a esta estrategia.

Lo que no se entiende es porque tenían que llegar a ese extremo.

La única explicación que encuentro es que encontraron esas fotos y no pudieron resistir la tentación de lanzar esas acusaciones infundadas y homofóbicas.

email

Share

Comments are closed.