El antónimo de lame duck

Lunes, 18 de octubre de 2010

¿Qué va a hacer la Asamblea Nacional en los próximos dos meses, sabiendo que, a partir de enero, va a confrontar una importante presencia opositora?

Gustavo Tarre lleva ya años escribiendo un informe bimensual (por suscripción) de las actividades de la AN. A continuación un extracto de su último boletín (énfasis mío):

El Poder Legislativo venezolano enfrenta en los próximos dos meses una situación novedosa: mantiene la plenitud de sus potestades constitucionales hasta que cese el mandato de los actuales parlamentarios, pero ya la nueva Asamblea Nacional fue elegida el 26 de septiembre, aunque sólo tomará posesión el 5 de enero de 2011. Es decir, frente a una realidad jurídica que permanece en lo que queda del 2010, ya existe otra realidad política y otra legitimidad producto de la expresión de voluntad del pueblo venezolano.

El país se pregunta entonces qué hará la Asamblea saliente, sobre todo si se toma en cuenta que más de 120 de los actuales diputados no fueron reelegidos, ya sea porque no fueron postulados o porque fueron derrotados. Voceros del oficialismo han venido señalando que el Parlamento no sólo seguirá ejerciendo todas sus atribuciones sino que, más aún, se aprovecharán los días de vida que le quedan para sancionar un conjunto de leyes revolucionarias, entre las cuales se mencionan la Ley de Propiedad Social, la Ley de la Economía Popular, la Ley Orgánica del Trabajo, la Ley del Servicio de Salud, la Ley General de Bancos, la Ley de las Comunas y otras leyes que afectan la propiedad urbana de la tierra y la situación de los inmuebles alquilados.

La realidad podría ser otra: le quedan a la Asamblea 17 sesiones ordinarias en las que deberá aprobar la Ley de Presupuesto y la Ley de Endeudamiento, lo que constituye una obligación constitucional, a lo que se agrega la anunciada Reforma del Reglamento Interior y de Debates. ¿Qué pasa con las demás leyes? Resulta que por la situación que antes señalábamos, de qué más de dos tercios de los actuales parlamentarios no repiten, la Asamblea vive un clima de desasosiego: la asistencia es muy precaria y el entusiasmo legislativo inexistente.

Consciente de esta situación, la presidenta del Parlamento, diputada Cilia Flores, ha anunciado que habrá sesiones extraordinarias; la Asamblea seguirá sesionando más allá del 15 de diciembre “para cumplir con la agenda legislativa trazada.” La diputada también afirma que mientras tanto están trabajando sobre la Ley del Cuerpo de Bomberos y Administración de Emergencia de Carácter Civil del Distrito Capital y de la Reforma al Reglamento Interior y de Debates, no obstante a que todavía, comentó, “no existe un proyecto.”

En cuanto a la reforma la Ley Orgánica del Trabajo, indicó que en la medida en que haya avanzado se someterá a discusión. “Esta es una ley bien compleja de la que todavía no tenemos una propuesta consensuada.”

Sin embargo, manifestó que el debate acerca de este instrumento legal continuará a través de la consulta nacional, y que podría ser considerada si la Comisión de Desarrollo Social Integral la culmina.

La diputada Flores informó que igualmente será considerada la Ley del Sistema Nacional de Salud y un proyecto de reforma de la Ley de Donación de Órganos. Observarán nuestros suscriptores que no hubo mención al paquete de leyes “socialistas” ni siquiera a la ley de emergencia para “rescatar tierras urbanas” propuesta por el Presidente de la República en Aló Presidente el 9 de octubre.

¿Qué dijo Hugo Chávez?

“Por ahí tengo un proyecto de ley que voy a mandar a la Asamblea Nacional (…) Es una ley que va a ser muy importante porque nos va a permitir acelerar el rescate de tierras urbanas para la construcción de viviendas para el pueblo.”

Chávez señaló que el nuevo instrumento se llamará “Ley Orgánica de Emergencia para la Regularización de las Tierras urbanas para el Impulso en la Construcción de Viviendas” y aseguró que evitará la “especulación de las inmobiliarias.”

El mandatario dijo estar “seguro de que la Asamblea Nacional la incluirá entre las leyes que siguen discutiendo,” antes de que acabe su período legislativo en enero.

¿Qué va a pasar? En Quórum vemos muy difícil que la Asamblea recupere un intenso ritmo de trabajo y que sesione durante las festividades de Navidad y Año Nuevo. El Presupuesto y la Ley Paraguas tienen que ser aprobados y aún cuando la discusión presupuestaria se ha convertido en una mera formalidad, esto lleva su tiempo. Tiene la Asamblea que designar los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y sus suplentes, lo cual no es un procedimiento simple. Quedará muy poco tiempo para otras leyes y la reforma del Reglamento Interior y de Debates a la que nos referimos en el Editorial. Sólo le queda al oficialismo una salida: una Ley Habilitante.

De este tema mucho se ha hablado. No falta quien haya sugerido que la habilitación legislativa vaya más allá del 5 de enero, lo que sería una abierta violación de la Constitución pues ningún órgano del estado puede delegar un poder que no tiene. Se nos puede decir que una interpretación torcida de la Constitución nunca frenará totalmente las intenciones del Gobierno. Pero, lo que parece más probable, es que se autorice al Presidente para legislar por decreto hasta el 5 de enero, lo que daría lugar a un escándalo político, pero permitiría anunciar y poner en vigencia, el cuarto día del año 2011, toda la nueva legislación.

email

Share

One thought on “El antónimo de lame duck

  1. Pingback: Tres reflexiones | Alejandro Tarre