Descifrando a Insulza

Lunes, 3 de agosto de 2009

PANAMA-OAS MEETING-OPENING-INSULZAEl 24 de junio el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dio una conferencia sobre Cuba y la OEA en Diálogo Interamericano en Washington. Menos de un mes después dio otra conferencia en el mismo lugar sobre la crisis en Honduras. Las dos conferencias están disponibles en Internet y recomiendo que las escuchen si quieren entender mejor al diplomático chileno.

A continuación tres observaciones sobre estas conferencias y sobre el comportamiento de Insulza en los últimos meses.

Doble Estándar

Insulza no aplica los mismos estándares a todos los países de la OEA. Con Estados Unidos es duro. Critica públicamente el embargo a Cuba (con razón), la “imposición” de los tratados de libre comercio y resalta la hipocresía que significa que Estados Unidos tenga buenas relaciones con muchos países autoritarios, pero no con Cuba. Pero sus opiniones sobre el bloque del ALBA son mucho más cautelosas. La libertad con que critica a Estados Unidos es inversamente proporcional al cuidado y la diplomacia con que se expresa de los países del ALBA.

Sus opiniones sobre Cuba y Honduras revelan el mismo doble estándar. En la conferencia de Diálogo Interamericano sobre Honduras se refiere varias veces al gobierno de Micheletti como una dictadura de facto. Varias veces llama a Micheletti dictador y dice que el golpe es una violación (en el sentido sexual) de la democracia. Pero en la conferencia sobre Cuba Insulza es mucho más generoso con los hermanos Castro. Ni una sola vez menciona las palabras “dictador” o “dictadura” y ni una sola vez crítica directamente al régimen ni se refiere a la falta de libertades políticas y económicas. Más bien recomienda a la comunidad internacional una estrategia de diálogo y apertura con la isla, a la vez que habla – en el caso hondureño– de sanciones, suspensiones y de no “legitimar” a los golpistas con el diálogo.

Cálculo Político

Los doble estándar muchas veces son inconscientes, productos de una genuina incapacidad de domar con el intelecto y la razón viejas creencias, sobre todo cuando estas creencias están cargadas de un fuerte contenido personal y emocional. En el caso de Insulza puede haber algo de eso, pero no cabe duda de que también hay una buena dosis de cálculo político.

El editor del diario venezolano Tal Cual, Teodoro Petkoff, contó hace poco en un editorial que se había reunido en Washington con Insulza a mediados de mayo. Conversando sobre Cuba y la OEA, Insulza le dijo a Petkoff que no se podían poner “demasiado exquisitos” con Cuba porque “en el continente hay al menos siete gobiernos que no pasarían el examen de la Carta Democrática….entre ellos el de tu país.”

Unos días antes Insulza le decía a El País de España lo siguiente:

P. ¿No le preocupa que, en todo este esfuerzo de integración, se sacrifique la democracia, se rebajen los listones de democracia en la región?
R. No, no. Yo estoy diciendo simplemente que ese listón esté a la misma altura para todos, y que con ese listón a la misma altura se puede conversar mejor. Es más fácil promover la democracia si se mide a todos por el mismo rasero. Yo, particularmente, cuando me llega un informe de un organismo por ahí que habla de la falta de democracia en Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, yo me pongo sospechoso.
P. ¿No hay problemas de falta de democracia en Cuba?
R. Por supuesto que sí. Hay problemas de democracia en América Latina. Si me pregunta si Cuba cumple con los dictados de la Carta Democrática Interamericana, yo podría nombrar como siete u ocho países que no la cumplen.
P. ¿Y no hay un retroceso de la democracia en Venezuela?
R. De eso ya no estoy tan seguro. Eso es un tema a discutir.

Si Petkoff dice la verdad (y no hay porqué dudarlo), Insulza está al tanto de lo que ocurre en Venezuela y piensa que Chávez no es un líder democrático. Pero en público el secretario general de la OEA dice algo casi contrario a lo que piensa y dice en privado, muy probablemente porque para ser reelecto en su cargo no le conviene echarse encima al bloque del ALBA.

¿Limitado por la OEA?

En la conferencia de Diálogo Interamericano sobre Honduras, Insulza habla de las limitaciones de la Carta Democrática Interamericana. Dice que la OEA es una organización de estados y que los estados están representados por sus respectivos gobiernos. Esto significa que los Poderes Ejecutivos tienen un acceso a la organización que no tienen los otros poderes y cargos de elección popular.

Este argumento es totalmente válido e Insulza tiene razón en proponer una reforma. Lo que es cuestionable es que, consciente de este problema, Insulza utilice su cargo para avalar (y no tratar de corregir) las injusticias que resultan de esta limitación.

Hace una semana, cuando el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, se reunió con Insulza en la sede de la OEA, el secretario general decidió mimetizarse con su organización, asumiendo todas sus fallas y defectos.

Sobre la aprobación de leyes que despojan de recursos y competencias a los gobiernos regionales en Venezuela, Insulza dijo: “Eso lo promueve el Poder Ejecutivo y lo aprueban las cortes. Yo no puedo decir si está mal o bien.”

Claro, en el caso de Honduras el secretario general de la OEA no duda en señalar todas las contradicciones en las que incurrió la Corte Suprema y el Congreso en la deposición ilegal de Zelaya. En ese caso no tiene problema en pronunciarse rotundamente sobre las decisiones de la Corte, el Parlamento y la Fiscalía.

email

Share

2 thoughts on “Descifrando a Insulza

  1. Pingback: Ceguera | Alejandro Tarre

  2. Pingback: El caso contra Insulza | Alejandro Tarre