A veces un cigarro

Martes, 7 de mayo de 2013

En un artículo publicado por America’s Quarterly, Andy Baker y David Cupery hacen dos hallazgos interesantes sobre el antiamericanismo en América Latina.

(Cada vez que utilizo este término alguien se queja. Si alguien me propone algo más bonito que “antiestadounidismo” dejo de utilizar antiamericanismo).

En fin, el artículo revela que el país más antiestadounidense de América Latina, Argentina, está por debajo del promedio mundial. Repito, debajo del promedio:

El otro hallazgo sorprendente es que los países que más han padecido el intervencionismo militar de Estados Unidos son los que tienen una opinión más favorable de este país. ¿Por qué? Porque, según los autores, estos son los países que tiene más lazos económicos con el norte. El resentimiento histórico causado por estas intervenciones no pesa tanto como la economía.

Esto me recuerda a Samuel Huntington sacando conclusiones demasiado serias sobre una pita que, en un partido entre México y Estados Unidos en Los Ángeles, le dieron los mexicanos residentes de esta ciudad al equipo estadounidense.

Huntington veía en la pita una muestra de las profundas diferencias culturales y del lacerante resentimiento histórico que consumía el alma de los mexicanos en EEUU (exagero un poco, pero no mucho). Instintivamente, y sin base científica, yo veía sólo la rutinaria pita que le da la fanaticada de un equipo al equipo contrario.

email

Share

Comments are closed.