¿Tiene Chávez vocación social?

Viernes, 5 de octubre de 2012

En un par de artículos recientes Enrique Krauze se ha referido a la vocación social de Chávez, tema clave en las elecciones.

¿Tiene Chávez vocación social?

No me interesa aceptar o negar si Chávez tiene vocación social, sino plantear el asunto desde otro punto de vista.

Días después de las elecciones regionales de 2008, frente a la derrota de candidatos chavistas para la gobernación de Miranda y la alcaldía Sucre, el gobierno despojó a la Policía de Miranda de trescientas armas, limitando la capacidad de acción del cuerpo de seguridad de uno de los estados más violentos de América Latina. También despojó a la alcaldía de Sucre de dieciséis camiones de recolección de basura, y, peor aún, jubiló intempestivamente a seiscientos docentes de ese municipio, vaciando de profesores las escuelas porque no se dejaron sustitutos para estos cargos.

Las medidas, por supuesto, afectaron tanto a chavistas como opositores.

Poco después El Nacional informó que dos directoras de una escuela pública fueron removidas de sus cargos luego de recibir del alcalde opositor Antonio Ledezma una donación de útiles escolares. Según declaraciones del alcalde citadas por el diario, las educadoras “fueron despedidas por el pecado de distribuir los útiles [que doné] a más de 300 niños.”

Si somos generosos, y no asumimos de plano que el gobierno está conformado por gente mala, quizá encontramos una explicación medianamente racional a estas acciones. Chávez ve cualquier avance de la oposición, cualquier intento de ganar gente y votos, como una amenaza que debe ser rápidamente suprimida. Piensa que el saboteo gansteril de la labor social de la oposición quizá perjudica en el corto plazo a algunos sectores (incluyendo a su propia gente), pero en el largo plazo el beneficio social será mayor para todos. Porque si algún día la oposición vuelve al poder el país se hunde. Por eso cualquier estrategia vale con tal de evitar este escenario apocalíptico, signifique eso despojar a los alcaldes de oposición de camiones de basura, castigar a trabajadores sociales por aceptar ayuda del adversario o quitarle armas a las policías de los municipios y estados gobernados por opositores.

Ahora bien, todos sabemos que esta explicación es demasiado generosa. Todos sabemos que la explicación es más simple.

Cualquier percepción de amenaza a su poder, por más paranoica, injustificada o desalada que esta sea, es capaz de desplazar a un segundo, tercer o cuarto plano la vocación social del presidente. Y Chávez no sólo es capaz de desplazar a los márgenes su vocación social si percibe una ligera amenaza a su poder (es decir, por muy poco), también de convertirla en algo opuesto.

Para mí esta es la reflexión importante, más que las respuesta a la pregunta tiene Chávez vocación social.

email

Share

Comments are closed.