Teorías sobre la ausencia física de Chávez

Miércoles, 29 de junio de 2011

Autor invitado: Alfredo Tarre Vivas

El Inca Valero

Teoría galena: Desde hace meses el presidente Chávez viene presentando muestras de deterioro físico. Las gripes, la rodilla mala, el supuesto abceso, la obesidad, la cancelación de giras, reuniones, cadenas. En fin, el ritmo de vida parece haber golpeado la integridad física del presidente (lástima que el deterioro mental, igual de evidente, sea mucho más difícil de probar). La teoría galena tiene dos ramificaciones. La primera es que se va a morir. Tiene cáncer, ha presentado metástasis y le queda poco. La segunda es la oficial, una acumulación de pus en el recto que le ha causado comprensibles incomodidades, sobre todo al sentarse, pero que es un simple achaque pasajero. Pronto Chávez volverá a tomar otra vez las riendas de la revolución. Y el recibimiento será apoteósico.

Teoría del regreso triunfal: Para mí la teoría más plausible. El presidente tuvo una enfermedad grave, pero ya está en franca recuperación. El silencio tiene como finalidad la generación de rumores de todo tipo que le darán la posibilidad a él mismo de desmentir con su acostumbrada grandilocuencia. Imaginémoslo:

“El imperio quiso matar a Chávez, ¡pero Chávez sigue aquí! ¡Vivito y coleando! Ya escucharon a los medios de la oligarquía…a la canalla mediática. ¡Me querían ver muerto! Mentalmente ¡me asesinaron! Es enfermizo. Los escuálidos están enfermos. Están podridos. Tienen la mente podrida. ¡No volverán! ¡Mentirosos! ¡Magnicidas! ¡Aquí hay Chávez pa’ rato! ”

Anoche, soñando que Chávez daba este discurso el 5 de julio, me desperté sudando.

Teoría Gadafi (también conocida como la teoría Berlusconi): Sabiendo que se le viene encima un año increíblemente exigente y de infinita exposición pública, Chávez quiere hacerse un retoque para dejar de ser la morsa en la que se ha convertido. El pelo negro azabache sobre la frente arrugada, y el chaleco antibalas cuya verdadera función es hacer de faja, ya no engañan a nadie. Ese hombre al que Naomi Campbell llamó un “toro” quiere volver a rugir. Por eso decidió copiar la receta rejuvenecedora de dos de sus más queridos (y grotescos) amigos: Silvio y Gadafi.

Teoría de la venganza del Inca Valero: En toda la historia carcelaria hay un hecho que difícilmente es aceptado sin debate por la opinión pública, y ése es el del suicidio de un preso. En cualquier plaza de Venezuela se puede escuchar “en la cárcel no se suicida nadie.” Pues bien, era obvio que cuando un desquiciado amigo del presidente pasa semanas inhalando coca en el cuarto de un hotel y, luego de matar brutalmente a su joven y bella novia, se “suicida” en la cárcel, el pueblo tuviera sus dudas. El rumor de que lo habían matado comenzó a circular inmediatamente, incluso lo propagaron fuentes cercanas a la familia. Pero la historia no queda ahí, el rumor de ahora es que el Inca quiere venganza, se quiere llevar a nuestro comandante por haberle traicionado. En Cuba estaría negociando con el Inca un conocido babalao que haría de juez de paz entre el presidente y el boxeador, otrora entrañables amigos.

Teoría del clon (también conocida como la teoría Fidel necesita a un amigo): Se ha llegado a especular que los diez o doce días anunciados para el regreso del presidente, son los días que necesita la inigualable medicina cubana para clonar al presidente Chávez antes de anunciar su muerte que en realidad ocurrió hace mucho tiempo. Fidel, dice la fuente, no quiere quedarse solo.

email

Share

Comments are closed.