Promiscuo Sanz

Lunes, 14 de enero de 2013

¿A qué facción del chavismo pertenece el ex ministro chavista Rodolfo Sanz? ¿A los nacionalistas militares, como llaman muchos a la facción de Diosdado Cabello? ¿O a la facción radical-ideológica-cubana de Nicolás Maduro?

Sanz está al centro de los escándalos de corrupción de la CVG y Derwick. En el entramado de estos escándalos su nombre se cruza con el de Rafael Ramírez, Javier Alvarado y Nervis Villalobos.

Y, según algunos analistas, Ramírez está en el bando de Maduro, lo cual no debería sorprendernos porque Sanz, luego de su paso por la CVG y el Mibam, fue embajador en Ecuador y viceministro para América Latina de la cancillería. Sanz, además, fue uno de los voceros y estrategas (y probablemente financistas) de la reciente campaña de Elías Jaua.

Pero ¿adivinen qué? Sanz también fue secretario general de la gobernación de Miranda durante la gestión de Diosdado Cabello.

Sanz pareciera moverse con mucha facilidad entre las facciones del chavismo. No sólo eso: los chanchullos legendarios con los bolichicos o boliburgueses los hizo ¡durante su paso por la facción de los radicales ideológicos!

En la facción de Maduro, Sanz calzaba como anillo al dedo la definición de un diosdadista o un derechista endógeno, es decir, del chavista con vínculos con la boliburguesía que persigue el dinero y los negocios sin prestarle mucha atención a la ideología. Y apuesto que no es una excepción.

En fin, ya he dicho que en la discusión sobre las facciones hay mucha especulación disfrazada de conocimiento.

La promiscuidad de Sanz revela que quizá la realidad es más desordenada y las líneas trazadas por muchos son menos nítidas de lo que se piensa.

email

Share

Comments are closed.