Por un mensaje unificado

Martes, 7 de febrero de 2012

Gane quien gane las primarias, el mensaje del candidato opositor debe ser enfocado porque si no lo es, si éste se fragmenta, no será eficaz.

Por eso es importante que la oposición en su conjunto se amolde al mensaje del candidato que gane las primarias el próximo domingo. Cuando López se retiró renunció a su mensaje enfocado en la inseguridad. Asímismo los perdedores del 12 de febrero deben renunciar a su propios mensajes y adoptar el del ganador, encargado de seleccionar la directrices y poner los acentos del discurso opositor.

En lo particular he tenido dudas hamletianas en el debate sobre el mensaje (que ha desplazado completamente otros debates importantes como quién está mejor capacitado para liderar la transición, quién tiene las mejores propuestas, etc).

Como ya he dicho, pienso que es un error ver este debate como binario. Hay creencias sumamente nocivas que la oposición debe tratar de desmontar. La idea de iluminar sutilmente los hilos que atan los problemas del día a día con Chávez y sus ideas no me parece síntoma de ceguera política. Al mismo tiempo me parece importante la manera de articular los mensajes, evitando los exabruptos y las estridencias, nunca buenos aliados para convencer a los que piensan diferente. La radicalización del tono me incomoda.

En todo caso, lo importante después del 12 es reconocer la importancia de tener un mensaje sólido y unificado, requisito indispensable para ganar el 7 de octubre.

email

Share

Comments are closed.