Pickpocketer

Domingo, 19 de febrero de 2012

Capriles hoy en El Universal:

¿Dices que Chávez manipula a sus seguidores?

Para beneficiar un proyecto personal, distinto al mío, que es un proyecto colectivo. Y allí hay una gran diferencia.

A pesar de que te acusan de parecerte a Chávez, incluso el mismo Chavez.

Somos dos seres humanos completamente distintos. Podemos coincidir en lo social. Pero lo mío no se queda en el discurso, sino que se manifiesta en obras. Este es el gobierno de la promesa. Mi gestión ha sido de resultados. De cambiarle la vida a la gente. Yo convierto los sueños en algo tangible.

Chávez dice que hablas de “progreso” porque le temes al término “socialismo”.

Este gobierno no es socialista. Utiliza el término “socialismo” para transmitir una imagen de identificación con los pobres, pero hay en él conductas absolutamente fascistas. Puede ser de izquierda, pero de izquierda retrógrada, de atraso, de confiscaciones, de un Estado todopoderoso. Yo planteo un camino de progreso en el cual el Estado es un orientador, un promotor donde la iniciativa privada tiene su espacio y está llamada a contribuir al progreso. Un país moderno, con generación de empleo. En los meses por venir los contrastes van a quedar clarísimos. Habrá confrontación de ideas, visiones. Ellos miran hacia el pasado, nosotros hacia el futuro.

¿Qué esta pasando aquí?

Capriles está solapando los discursos, en una triangulación que busca apropiarse de algunas palabras de Chávez y robárselas sin que nadie se de cuenta:

Para beneficiar un proyecto personal, distinto al mío, que es un proyecto colectivo. Y allí hay una gran diferencia…..Somos dos seres humanos completamente distintos. Podemos coincidir en lo social. Pero lo mío no se queda en el discurso, sino que se manifiesta en obras.

Fíjense como Capriles le trata de robar el “colectivo” y el “social” a Chávez de una manera indirecta, artera, como el hábil ladrón que, previendo que alguien nos va a tropezar, aprovecha el golpe para sacarnos la cartera del bolsillo. Y robándoselas, hay que decir, Capriles está sigilosamente arrimando ambas palabras hacia su significado real.

Difícil no pensar en Octavio Paz cuando decía que “hay que devolverle la transparencia a las palabras.” Aunque no creo que Paz tenía en mente este método pickpocketer para hacerlo.

Y luego está la asociación del proyecto inmoral, ineficiente y autoritario de Chávez con su deteriorada condición física:

¿Cómo se manifiestan esas diferencias?

Esta es una carrera donde hay un corredor cansado y uno con energía. El cansado está tratando de ver cómo llega a la meta. Así sea poniendo una zancadilla, lanzando cualquier cosa para que uno se caiga. Este es un corredor vigoroso, que recorre el país de punta a punta, para presentar una propuesta que saque al país del estancamiento. Hay 18 años de diferencia entre los dos. Toda una generación. Así que le llegó el momento de dar el paso. Los insultos y descalificaciones son el recurso típico del boxeador agotado, grandote, peso pesado, que está viendo a ver de donde saca un golpe, como sea, para tumbar a un contrario más delgado, ágil y enérgico. Es David contra Goliat.

¿Funcionará esta estrategia? No lo sé. Pero obviamente está cuidadosamente diseñada.

email

Share

Comments are closed.