Nacionalizar estrangulando

Lunes, 13 de mayo de 2013

Una última observación sobre la entrevista a Augusto López-Claros del Banco Mundial, ahora disponible en la página web de Efecto Naím.

2600 horas anuales le toma a las empresas brasileñas lidiar con el sistema tributario, 10 veces más que el promedio mundial. Para mí este número es francamente difícil de creer, pero dudo que López-Claros esté mintiendo.

Esto me recuerda una cena en Brasil.

Mi esposa es consultora y viaja mucho a Rio de Janeiro. Una vez me fui con ella y la acompañé a una comida con varios empresarios europeos y estadounidenses. Refiriéndose a la maraña burocrática brasileña y a una empresa que acababa de suspender sus operaciones en el país, uno de ellos dijo que lo que ocurría en Brasil era “nationalization by strangulation.”

Es decir, el gobierno no nacionaliza empresas pero las trabas burocráticas son tales que al final del día el resultado es el mismo. Las empresas tienen que dejar de operar en el país.

Y no olviden: nosotros estamos en otra liga. Brasil está en el puesto 130 en el “Doing Business.” Venezuela está en el 180, a cinco puestos del último lugar.

email

Share

Comments are closed.