Memoria y cuenta

Domingo, 15 de enero de 2011

¿Qué ha podido hacer la oposición el viernes para evitar la abusiva perorata de nueve horas del presidente?

Hay dos extremos que se deben evitar. El primero es no ir. La oposición está en la AN para demostrar que no está dispuesta a ceder un milímetro en las instituciones públicas, por más politizadas que estén.

Pero tampoco debe someterse al abuso de un discurso tan largo.

¿Qué hacer entonces?

Decirle: “Presidente, asistiremos a su discurso para escuchar lo que tiene que decir sobre sus planes y su gestión. Pero no estamos dispuestos a escucharlo hablar sobre cosas que no tienen la menor trascendencia en la conducción de los destinos del país. Le daremos cuatro horas y, si usted no ha terminado, nos retiraremos porque en Venezuela hay mucho trabajo por hacer y mucha gente con necesidad para andar perdiendo el tiempo en discursos.”

Estoy seguro que los diputados oficialistas apoyarán internamente (en su pensamiento) esta propuesta.

email

Share

Comments are closed.