Maniobra innecesaria

Martes, 8 de enero de 2012

Ewald Scharfenberg sobre la -al parecer- inminente decisión del TSJ para revestir con una patina de legitmidad las acciones inconstitucionales que el gobierno seguramente ya decidió tomar para lidiar con el espinoso asunto de la ausencia de Chávez y la fecha de toma posesión:

Una decisión tan trascendental no puede dejarse al azar. Previendo ello, la Sala Constitucional de Morales se apresuró el 6 de diciembre a destituir a siete magistrados del TSJ cuyos períodos habían expirado o que habían solicitado su jubilación. Entre los siete magistrados separados de sus cargos se encuentran los más veteranos e independientes de la Corte. Al purgarlos, el Gobierno se aseguró que no habrá sorpresas en las consideraciones sobre la asunción del comandante Chávez.

¿Sorpresas? Creo que desde hace ocho años el TSJ tiene un historial impecable de no dar sorpresas cuando el caso conscierne directamente los intereses políticos del gobierno.

Lo que más bien demuestra esta movida es 1) el presidente sí parece estar mal; y 2) la paranoia que impera en Cubazuela.

email

Share

Comments are closed.