Los mitos de la izquierda

Viernes, 30 de diciembre de 2011

Imaginar a Estados Unidos inventando una tecnología para inducir cáncer a varios mandatarios latinoamericanos reafirma algunas de las creencias favoritas de la izquierda en América Latina.

Y Walter Russell Mead profundiza sobre este tema en una interesante reflexión en su blog.

En primer lugar, el autor dice que la hipótesis de Chávez refuerza el mito de la omnipotencia de Estados Unidos, un país capaz de descifrar todos los secretos del cáncer y desarrollar secretamente las más sofisticadas tecnologías para inducirlo en los cuerpos de sus enemigos.

Walter Russell Mead no lo dice, pero esta demencial sobrestimación del talento del adversario revela, además de ignorancia, cierto complejo de inferioridad. Claro que atribuyendo cualidades sobrehumanas a Estados Unidos algunos líderes pueden obtener réditos políticos, pero creo que esto es sólo parte de la historia. Donde algunos ven sólo manipulación yo veo también un elemento de convicción.

El otro mito que menciona Walter Russell Mead es la supuesta obsesión del imperio con América Latina:

American policymakers do not actually think about Hugo Chavez very much; when they do they see him more as an irritating nuisance than mortal danger: a buzzing horsefly, not a tiger or even a cobra.

Si dudan de esta afirmación, les recomiendo ver en Internet las conferencias de prensa diarias del Departamento de Estado. América Latina figura tanto como Bélgica en los discursos de Chávez.

A estas observaciones de Walter Russell Mead yo añadiría una más. No es sólo la izquierda retrógrada latinomericana la que se dejar descarrilar por estos mitos. En Estados Unidos es muy común escuchar a políticos, diplomáticos, académicos y analistas quejarse porque Washington no presta suficiente atención a América Latina. Para muchos republicanos, por ejemplo, este déficit de atención es inseparable de la creciente influencia de China en la región.

Igual que la izquierda retrógrada, sobrestiman el poder que tiene hoy día Estados Unidos para alterar profundas corrientes y tendencias históricas en Latinoamérica.

email

Share

Comments are closed.