Implícito paternalismo

Viernes, 13 de abril de 2012

En un evento en Diálogo Interamericano, Moisés Naím dijo algo muy cierto.

Discutiendo un nuevo reporte del IAD sobre las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, Moisés comentó que es deprimente el contraste entre los grandes cambios que sacuden a los países de América Latina y el estancamiento de las políticas de Estados Unidos hacia la región.

El despegue de Brasil, la sorpresiva tendencia hacia el pragmatismo político, las crisis de violencia e inseguridad, y ¿qué hace Estados Unidos? Sigue con las mismas políticas de hace diez años.

Al mismo tiempo, Moisés hace algo que pocas veces hacen los expertos en la región en Washington: voltea el argumento y dice que las políticas de Estados Unidos no son las únicas que están estancadas. Muchos países de América Latina siguen empeñados en mirar hacia Estados Unidos para buscar soluciones a sus problemas.

Por ejemplo, ¿cuáles van a ser los principales temas de la Cumbre de las Américas?

Seguramente la lucha antinarcóticos y Cuba, y ambos temas van a desviar los focos de lo que pueden o no pueden hacer los latinoamericanos hacia lo que hace o deja de hacer Estados Unidos. En el caso de Cuba el embargo y la ausencia de la isla en la Cumbre acapararán toda la atención. Y en el caso de la droga el alto consumo de Estados Unidos y el rechazo de la administración Obama a la legalización (es revelador que no mucha gente sabe que en América Latina no hay conscenso sobre este tema).

Sin ir demasiado lejos, el embargo mismo es un ejemplo de esta mentalidad. Después de décadas de bloqueo, uno esperaría que los cubanos finalmente se convencieran de que la política en Estados Unidos no va a cambiar y que, a raíz de eso, buscaran activamente alternativas; idear cómo darle la vuelta al asunto, como lo han hecho los colombianos con el embargo que les impuso Chávez.

Uno esperaría que arribaran a la conclusión de que lo que hagan o no hagan lo demás no puede ser un pretexto para sus fracasos.

Pero Cuba es como ese hijo que llega a viejo echándole la culpa de sus fracasos y frustraciones a los errores que cometieron sus padres cuando lo criaron.

Como ese hijo son los grandes líderes antiimperialistas de nuestra región.

email

Share

Comments are closed.