Expropiar pero no…

Miércoles, 3 de marzo de 2010

exito250110-01Lo que ha ocurrido con la Cadena de Tiendas Venezolanas (Cativen), que perteneció hasta hace poco al grupo francés Casino e incluye a los supermercados Éxito y Cada, es bastante curioso.

El 21 de enero el gobierno anunció la expropiación de los Éxito, culpando a la red de especulación y acaparamiento.

Pero unas semanas después, la expropiación se transformó, en palabras del presidente Chávez, en un “arreglo amistoso.” El gobierno y el grupo Casino negociaron un acuerdo en el que el Estado compraría 80 por ciento de las acciones de Cativen y toda su red de distribución, incluyendo los supermercados Cada y Éxito.

Luego surgió otro dato curioso: se reorganizó el comité ejecutivo de Cativen y éste quedó conformado por cinco franceses del grupo Casino y dos venezolanos. Es decir, con 80 por ciento de las acciones el Estado venezolano sólo tiene dos de los siete miembros del comité encargado de administrar los hipermercados Bicentenario, frente importante de la estrategia electoral del oficialismo.

¿Cómo se explica ésto?

La razón, creo, tiene que ver con la misteriosa manera como la expropiación de Éxito se transformó en un “acuerdo amistoso.” El gobierno necesita la participación y el know-how del grupo Casino para asegurar el buen funcionamiento de los hipermercados Bicentenario. Con la ya larga experiencia con los Mercal y los Pdval uno esperaría por parte del gobierno cierta confianza en la capacidad del Estado para distribuir alimentos. Pero no: esta experiencia ha sido más bien una lección para el Ejecutivo sobre ineficiencia estatal.

En la decisión de no estatizar al comité, hay un claro reconocimiento de la superioridad de la empresa privada. Estando las elecciones legislativas de por medio, Chávez no puede darse el lujo de dejar totalmente en manos del Estado la distribución de alimentos subsidiados.

Necesita la eficiencia capitalista.

HT: Gustavo Tarre

email

Share

Comments are closed.