Español de pura bestia

Jueves, 19 de julio de 2012

¿Se acuerdan de las refriegas que motivó Hugo Chávez entre el PP y el PSOE?

¿Se acuerdan cómo, con el mismo oportunismo político los mismos rápidos reflejos de una Ileana Ros o un Díaz-Balart, Rajoy salía a crucificar a Zapatero cada vez que el entonces mandatario español le hacía guiños a Chávez?

¿Se acuerdan del discurso bonito sobre cómo España no debía abandonar a los demócratas venezolanos y cubanos y el llamado a Zapatero a que no se humillara ante Chávez cuando éste lo amenazaba?

Si no se acuerdan yo puedo recordárselos:

Más aún, ¿se acuerdan el saperoco que armó Rajoy cuando un juez de la Audiencia Nacional afirmó en un auto que el gobierno de Venezuela había colaborado con ETA y las FARC?

«Si hay unos miembros de una organización terrorista entrenándose en un país como Venezuela, estamos ante un acontecimiento de una enorme importancia,» sentenció Rajoy. «No podemos mirar hacia otro lado, como suele hacer habitualmente el Gobierno y el ministro de Exteriores [Moratinos].»

Pero eso era antes y ahora es ahora. Rajoy y el PP han cambiado de opinión y están negociando una venta de armas a Venezuela. Y no sólo eso: el ministro de Defensa español se refirió a Chávez como “un gran amigo.”

Es decir, Rajoy le va a vender armas a un gobierno que, según él mismo dijo hace dos años, ha apoyado a organizaciones terroristas de su país.

Un hombre todo espalda, diría el soneto.

email

Share

Comments are closed.