El rostro cambiante de EEUU

Lunes, 12 de noviembre de 2012

Fareed Zakaria escribió una columna sobre las elecciones de EEUU destacando varios puntos que merecen ser destacados (y que yo he estado destacando):

Put aside the reelection of Barack Obama and consider what else happened this week: Three states voted to legalize same-sex marriage, which is the civil rights cause of our times….Two other states voted to legalize some recreational use of marijuana, which will surely mark the beginning of the end of the war on drugs. This may be the most costly, distorting and futile war the United States has ever waged. Over the past four decades, we have spent $1 trillion to fight this “war” without reducing the price and availability of drugs in cities while also destroying our penal system.

Perhaps the most stunning shift this week came not in the passage of a ballot measure or law but in an exit-poll finding — one that might move us toward major legislation. When asked what should be done with the millions of illegal immigrants working in the United States, almost two-thirds of respondents wanted to grant them legal status.

Dos observaciones.

En primer lugar, no me extraña que esta columna la haya escrito Zakaria, que nació y se crió en la India. Creo que no ser de EEUU ayuda a apreciar mejor esta increíble capacidad de renovación de la democracia estadounidense.

En segundo lugar, yo añadiría algo que Zakaria sabe, pero no destacó. La votación en Colorado y Washington, y sus potenciales efectos en la lucha antidrogas, tienen profundas implicaciones en América Latina.

De hecho, siempre se ha dicho que el cambio de estrategia de la lucha antidrogas y la reforma inmigratoria -dos de los temas más importantes en las relaciones entre EEUU y América Latina- confrontan obstáculos políticos serios en Washington. Las elecciones del pasado 6 de noviembre infligieron dos duros golpes a las barreras que han impedido cambios en estos dos frentes durante muchos años.

No me extrañaría que no sean los gobiernos de EEUU y América Latina, sino el electorado estadounidense, el que acabe con la guerra antidrogas. (Obviamente, sería también el principal responsable de una reforma inmigratoria).

email

Share

Comments are closed.