El dilema de la UE (actualizada)

Jueves, 6 de mayo de 2010

Varios países de la región están amenazando con no ir a la cumbre Unión Europea-América Latina en Madrid si no se retira la invitación al presidente de Honduras, Porfirio Lobo.

Entre los países que amenazan con no ir están no sólo Venezuela, Ecuador y Bolivia, también los dos gigantes de la región, México y Brasil, sin los cuales la cumbre se vuelve casi irrelevante.

De más está decir que la amenaza es totalmente absurda. Los presidentes de Irán y Cuba, cuya legitimidad democrática es, bajo cualquier parámetro objetivo, mucho menor a la del presidente hondureño (que llegó al poder mediante elecciones limpias y libres), han sido recibidos con honores en varios de los países que lideran el boicot, incluyendo Brasil (que recibió hace unos meses a Ahmadinejad).

En septiembre de 2009 Lula participó en una cumbre África-América del Sur junto a una gavilla de dictadores africanos, incluyendo Muammar al-Gaddafi.

Por no hablar de Hugo Chávez, que no contento con ser él mismo un líder autócrata y autoritario tiene relaciones cálidas con más de un dictador, incluyendo el bielorruso Alexandr Lukashenko, a quien hace semanas regaló en Caracas una réplica de la espada de Bolívar.

Pero ¿qué hacer?

Para la Unión Europea ceder no es sólo sacrificar a un país pequeño, con poca importancia económica y política. Es aceptar la imposición de condiciones totalmente arbitrarias en sus relaciones con América Latina.

También implica la posibilidad de acoger en la cumbre a Raúl Castro a la vez que rechaza a Porfirio Lobo, lo cual, justificadamente, generaría una avalancha de críticas en los principales medios del mundo.

E implica aceptar el retorcido criterio político de una región que tiene mucho más qué perder que Europa si no se realiza la cumbre.

La decisión no es fácil, pero creo que la Unión Europea debe jugar duro. Después de todo, dudo que, en sus relaciones con Europa, los países latinoamericanos vayan más allá de este boicot.

Lo último: Lobo acaba de anunciar que, si su presencia va a generar conflictos, quizá será mejor que él no asista para no crearle problemas a Madrid. El País informa que ayer el secretario de España para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, se reunió con Porfirio Lobo en Tegucigalpa. Ambos barajan dos hipótesis: que Lobo no vaya a la cumbre o que vaya a otra cumbre paralela a la cita principal con los países centroamericanos, el día 19. Mi opinión es que, si Lobo decide no ir a la cumbre, deber ser cordialmente recibido en la paralela del 19. Es sumamente importante que Europa deje claro que mantiene su posición firme respecto a Honduras.

email

Share

One thought on “El dilema de la UE (actualizada)

  1. Pingback: Tweets that mention El dilema de la UE (actualizada) | Alejandro Tarre -- Topsy.com