Daniel Candanga

Lunes, 12 de septiembre de 2011

Daniel Candanga con sus dos hijas

Llevo como seis meses tratando de convencerlo de que me deje publicar un reportaje largo sobre él. Pero Daniel Candanga, que me contó casi toda su historia antes de pensar en los potenciales riesgos y luego arrepentirse, se niega a que yo la publique. ¿La razón? Nos hemos hecho amigos por teléfono, así que no creo que a estas alturas tenga dudas sobre mí. Más bien teme que la oposición utilice algunas partes de la historia con propósitos políticos, para perjudicar a su Comandante.

A Daniel Candanga Hugo Chávez le ha respondido cuatro twits en los que le pide un crédito para una vivienda. Cuatro veces Chávez ha visto él mismo un twit de Daniel Candanga para luego responderle directamente. Y Daniel produjo un sofisticado video para probarlo (ver abajo). El background de su página de Twitter (abrir ventana para ver el background) está adornado con estos twittercambios con Chávez y sus subalternos, y en su barrio, donde mucha gente vio en TV al presidente leer sus twits, lo llaman Daniel Candanga, su pseudónimo de Twitter.

Esas respuestas de Chávez han sido seguidas por algunos intercambios telefónicos, e incluso en persona, con varios funcionarios de gobierno (la mejor parte de la historia que no puedo contar), pero esos intercambios no han parado en nada. Daniel todavía no ha recibido ayuda para su vivienda y sigue viviendo en un rancho de bahareque alquilado -de un sólo cuarto- con su esposa, sus tres hijos y su madre.

Lo que cuento aquí es sólo la punta del iceberg. Esta “historia detrás de un twit” (así quería titular el reportaje) es un tesoro. Pero Daniel sólo me dio permiso para publicar una partecita, básicamente lo que él mismo ha hecho público a través de su blog y su cuenta de Twitter. La parte a la que cualquier curioso tiene acceso.

De las cosas más conmovedoras de la historia es su persistencia. Que Chávez le haya respondido cuatro twits no es producto, sólo, de la suerte, sino de horas y horas pegado a la computadora aprendiendo sobre redes sociales y enviándole mensajes a Chávez.

Su familia lo ayuda. Hasta el día de hoy -casi un año y medio después de la primera respuesta de Chávez- siguen insistiendo a través del Twitter en comunicarse con el presidente para informarle que su caso todavía no ha sido resuelto. En esta cuenta, una de las muchas que tiene la familia, hay 6540 twits con el mismo mensaje:

CAMARADA @chavezcandanga ud le respondio 4 TWITTER a @danielcandanga1 y no le han dado la ayuda (VIDEO) http://www.youtube.com/watch?v…

Daniel Candanga sigue siendo chavista y sigue participando activamente en las redes sociales promoviendo el mensaje revolucionario. Piensa que el presidente, respondiéndole sus mensajes por Twitter, ha demostrado claramente su voluntad de ayuda e incluso ha dado la orden a sus subalternos para que se ocupen de su caso.

Pero luego las cosas no se han concretado. La órden del Comandante se pierde siempre en una maraña burocrática.

email

Share

Comments are closed.