Crimen que discrimina

Miércoles, 30 de mayo de 2012

El último reporte de Latinobarómetro contiene unos datos que llaman la atención por su aparente incongruencia:

En Venezuela vemos un caso…donde la tasa de victimización baja a niveles históricos con un 31% en 2011, después de haber alcanzado un 50% en los años 2001 y 2007, mientras al mismo tiempo la percepción de delincuencia como problema principal aumenta de manera independiente desde un 8% en el año 2003, a un 61%, en el año 2011.

La tasa de victimización se refiere al número de personas que aseguran que sus familiares o ellos directamente han sido víctimas de delito (no sólo homicidios). Es decir, en Venezuela cada vez más personas perciben el crimen como el problema principal del país a pesar de la acentuada disminución de la tasa de victimización. Y en ningún otro país de la región esta incongruencia es tan grande.

Recapitulemos:

1) La tasa de homicidios de Venezuela se ha disparado, convirtiendo al país en unos de los más violentos del mundo.
2) Cada vez hay más venezolanos que perciben la inseguridad como el problema principal del país.
3) Y, sin embargo, la tasa de victimización ha disminuido. ¡Y un 20 por ciento!

¿Cómo cuadrar este círculo?

Hay varias posibles explicaciones, pero obviamente una de ellas es que el crimen está muy concentrado en ciertas áreas o municipios -y no precisamente los más ricos. Si la inmensa mayoría de los homicidios están concentrados, digamos, en zonas donde reside el 10 por ciento de la población, el otro noventa no siente directamente esa violencia.

Así y todo, la pronunciada disminución de la tasa de victimización no cuadra con mi experiencia personal ni con la del entorno social que me rodea.

email

Share

Comments are closed.