Complejos coloniales

Miércoles, 15 de junio de 2011

El joven V.S. Naipaul

Ian Buruma y V.S. Naipaul son escritores que admiro mucho y que siempre leo con lápiz en mano. Así que es un lujo leer un ensayo de Buruma sobre Naipaul … enmarcado, además, en la excelente biografia de Naipaul escrita por Patrick French, otro talentoso escritor.

A continuación una pequeña muestra de este viejo ensayo publicado por The New York Review of Books  (traducción mía):

Incluso cuando era un niño, Naipaul quería distinguirse de sus compatriotas como un ser especial. Tenía miedo de ser contenido, atrapado por sus alrededores: la miseria de la vida comunal en una pequeña casa en Puerto España, el adormecido provincialismo de Trinidad….Estaba convencido, desde muy temprano, que para avanzar en el mundo y encontrar su lugar, se tenía que mudar. Una beca para estudiar en Oxford se lo permitió.

Atormentado por sus complejos de insuficiencia sexual, y su temor de ser visto como un inadaptado colonial, Naipaul fue miserable la mayor parte de su tiempo en Oxford. Pero no había vuelta atrás. Un encuentro con un viejo amigo de su escuela en Trinidad lo dejó fúrico: “Nunca me había dado cuenta de que mi amigo era tan feo, tan tosco, tan ordinario -frente pequeñita, cabeza cuadrada y gorda, labios gruesos, pelo ondulado peinado forzosamente hacia atrás.”

Peor aún, su amigo llevaba una chaqueta que Naipaul desaprobaba: “Llevar en Oxford una chaqueta del Caroni Cricket Club de Trinidad. Te pregunto -¿puedes concebir algo más estúpido?”

[Patrick] French, creo, da en el clavo interpretando esta reacción:

“La rabia desproporcionada, sin embargo, fue el resultado tanto de la apariencia de su amigo como de sus propias ideas. La rabia de Naipaul contra su amigo provino en parte de su visión del mundo, y su convicción de que su propio futuro estaba en el centro, no la periferia.”

email

Share

Comments are closed.