¿Comienza la transición?

Domingo, 9 de diciembre de 2012

Un par de observaciones sobre el anuncio de Chávez de anoche que tiene conmocionada a Venezuela.

Primero lo obvio. Diosdado Cabello recibió un bofetón. El artículo 233 sobre lo que sucedería si algo le pasa al presidente es ambiguo y confuso, y Chávez ayer decidió resolver (que es muy diferente a “aclarar” o “despejar”) esa ambiguedad.

Chávez no se ensarzó en razonamientos sobre el 233. Simplemente designó a Maduro como sucesor hasta las nuevas elecciones y, más aún, dijo que la bandera de la revolución la heredaba él si le ocurría algo.

Algo curioso, por cierto, es la manera como Chávez comunicó esta decisión (énfasis mío):

Si se presentara alguna circunstancia sobrevenida que a mí me inhabilite para continuar al frente de la Presidencia de la República, bien sea para terminar los pocos días que quedan (un mes) y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por la gran mayoría de ustedes, Nicolás Maduro no solo debe concluir el período, sino que mi opinión firme, plena, irrevocable, absoluta y total es que en ese escenario, que obligaría a convocar a elecciones presidenciales como lo manda la Constitución, ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido de corazón.

Lo curioso es la contundencia, que pareciera revelar dos cosas.

La primera es que Chávez quiere que se sepan con mucha claridad sus deseos de sucesión, como si fuese posible que no tuviese otra oportunidad en el futuro para expresarlo.

La segunda es que, si siente la necesidad de ser tan contundente, quizá es porque la guerra interna por la sucesión entre las diferentes facciones del chavismo es feroz.

La decisión reciente de pasar el Sebin a manos de la vicepresidencia refuerza esta hipótesis.

Una última observación. Chávez pareciera haberle cerrado el paso a la posibilidad de modificar la Constitución para evitar un convocamiento de elecciones si él fallece. Ha podido ser ambiguo; ha podido no decir nada; ha podido asomar las posibilidad de que no se respetería el 233.

Pero fue claro. Si le pasa algo, habrá elecciones en 30 días.

email

Share

Comments are closed.