Chapucería y autoritarismo

Viernes, 29 de octubre de 2010

El lunes el presidente Chávez anunció la expropiación de la fabricante de vidrios, Owens Illinois. ¿El motivo? Chávez dijo que la empresa explotaba a los trabajadores, destrozaba el medio ambiente y se llevaba el dinero de los venezolanos.

Si no creen que estos fueron los tres argumentos, vean ustedes mismos el video:

Pero un día después, cuando se oficializó la expropiación, ninguno de los argumentos de Chávez  fueron mencionados en el decreto publicado en Gaceta Oficial.

Si no lo creen, vean ustedes mismos la Gaceta. No hay mención alguna al ambiente, la explotación de los trabajadores y al saqueo de recursos de la patria, sino sólo a los asuntos de las prácticas monopólicas, las violaciones del ejercicio de libre competencia, etc.

Dejemos a un lado que la expropiación de Owens es un atropello más del gobierno y que en ésta se ignoraron todos los procedimientos establecidos por la ley. Dejemos a un lado, también, que la clara intención del presidente es, en el largo plazo, seguir asfixiando al sector privado, y en el corto, cercar a Polar. Y dejemos a un lado que, de ser verdad lo de la destrucción del medio ambiente y la explotación de los trabajadores, así como lo de las prácticas monopólicas, el gobierno no tiene manera de justificar su inacción durante 12 años.

Dejemos todo esto a un lado para hacernos la siguiente pregunta: ¿cómo es posible que Chávez y sus ministros hayan sido incapaces de coordinar bien el pretexto que darían para la expropiación? ¿No era esa una tarea relativamente fácil?

Viendo esto, uno se pregunta si lo que está detrás de este tipo de episodios es chapucería o descaro; incompetencia o desfachatez autocrática.

Probablemente, una combinación de las dos.

email

Share

Comments are closed.