Albet

Miércoles, 20 de julio de 2011

Difícil de creer, pero el Gobierno aún no ha determinado con precisión cuántos y cuáles reclusos se escaparon de El Rodeo II con Yorvis López, alias “Oriente.”

Esta incertidumbre ha impedido al Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia divulgar un listado oficial con los nombres y números de cédula de los reclusos que estaban en El Rodeo II y los que fueron trasladados a los centros penitenciarios El Dorado y Yare III.

La información es tan imprecisa que el Ministerio Público emitió un boletín afirmando que el número de internos evadidos es de entre 24 y 79 (el viernes pasado hallaron cinco cadáveres quemados en El Rodeo II y todavía no se sabe quiénes son).

¿A qué se debe esta falta de información?

Una parte de la respuesta podría tener cinco letras: Albet.

Albet, la segunda empresa exportadora de software y tecnología de Cuba, ha recibido $783,5 millones del gobierno de Venezuela entre 2004 y 2010.

La estatal cubana de software (sí, suena como un oximoron) tiene 50 empleados, y sólo 8 de ellos tienen formación universitaria.

Pero ni eso, ni sus competidores en Sillicon Valley, le han impedido obtener jugosos contratos con el gobierno venezolano, incluyendo uno para el sistema de control penitenciario.

Otros contratos han sido para software educativos, las comunicaciones del Despacho de la Presidencia, los sistemas de gestión de emergencias, de gestión de policías, de información de albergues y refugios, de cédulas y pasaportes electrónicos, del registro del censo nacional, etc.

Para algunos de estos trabajos -como las cédulas y pasaportes- Albet ha tenido que subcontratar a multinacionales del mundo capitalista como Gelmato.

Para otros -presumo que es el caso del sistema penitenciario- han decidido que con ellos mismos les basta.

Cualquiera que sea el caso, estoy seguro de que las ganancias para los dueños (¿o el dueño?) de Albet son astronómicas.

Otra muestra de que en Cubazuela la viveza y la vocación por el atajo se impone sobre el mérito, la disciplina y el talento.

Más sobre este tema:

  • Para más revelaciones sobre Albet, lea el reportaje en la sección Siete Días publicado el pasado domingo en El Nacional.
email

Share

Comments are closed.