¿Qué pasó con Gerson?

Lunes, 25 de julio de 2011

Después de aceptar una solicitud de antejuicio de mérito hecha por Gersón Pérez contra Henrique Capriles Radonsky, el Tribunal Supremo de Justicia se echó para atrás, poco después de que líderes del PSUV criticaran al TSJ por la decisión y se desligaran de Gerson, diciendo que había sido expulsado del partido y actuaba en nombre propio (a pesar de que Pérez hizo la solicitud en 2009, cuando todavía formaba parte del partido).

¿Qué ocurrió allí? ¿Qué explica esta torpeza chapuritaria por parte del gobierno?

La explicación más popular es que Gerson Pérez y sus amos jugaron posición adelantada. Introdujeron esa solicitud para congraciarse con Chávez, pero la jugada les salió mal.

El TSJ, por su parte, aceptó la solicitud para también congraciarse con Chávez o pensando que Gerson venía de parte de Chávez.

Luego, cuando Luisa Estella Morales se dio cuenta del error (o Elías Jaua la llamó), retrocedió.

¿El problema con esta explicación? Ignora que la solicitud se hizo hace dos años.

Hay un cuento por ahí, sin embargo, que, aunque puede ser falso, es también factible, y, si fuera verdad, demuestra que la realidad muchas veces vuela más alto que nuestra imaginación.

El cuento va más o menos así:

Ya existe un plan muy elaborado para inhabilitar a Capriles, si en algún momento hace falta. El Tribunal Supremo, quizá por una seña de Diosdado (jefe de Gerson), decidió aceptar la vieja solicitud contra Capriles, pensando, quizá, que Diosdado ya se había entendido con Chávez.

Diosdado, por su parte, pensó que con esto mataría dos pájaros de un tiro: sacaría del juego a Capriles (a quien odia con virulencia) y ganaría puntos con Chávez -algo que necesita porque su poder se ha desinflado enormemente durante el último año.

Pero el círculo chavista anti-Diosdado, que ahora tiene más poder que él y más cercanía con Chávez, decidió matar esa solicitud, en parte porque tienen un plan mucho más serio contra Capriles y en parte para fregar a Diosdado.

Y a Chávez, por supuesto, tampoco le gustó la torpe movida contra Capriles.

¿Por qué Diosdado no sabía del otro plan contra Capriles?

Una prueba más de que está venido a menos.

Esto es un simple rumor que debe ser visto como tal. Pero, ciertamente, está dentro de los límites de lo que es posible.

email

Share

Comments are closed.