¿Movida política?

Martes, 9 de enero de 2012

Hillary Clinton e Ileana Ros-Lehtinen

No he visto todavía el documental de Univisión La amenaza iraní, pero a The New York Times le parece un chiste.

Si lo es, ¿podría ser la expulsión de la consul venezolana, Livia Acosta, una movida política y electoral de la administración Obama para cerrarle el paso a una potencial vía de ataque a los republicanos, muchos de los cuales están escandalizados con el documental? ¿Podría ser una movida para simplemente aplacar a la radical congresista republicana de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien ya anunció otra audiencia para finales de mes sobre la amenaza iraní en América Latina?

Hoy el Departamento de Estado se negó a dar detalles sobre la expulsión. La portavoz Victoria Nuland trató el asunto como si no fuese la gran cosa.

Si la movida es política, esta actitud de no darle largas al asunto tiene sentido.

Desde los últimos dos años de George W. Bush, la política del Departamento de Estado hacia Venezuela es la misma: evitar la confrontación.

Pero esta estrategia tiene obstáculos políticos, porque siempre hay sectores que la consideran una manifestación de debilidad y contemporización.

Expulsar a la cónsul haciendo el menor ruido posible podría ser un intento de la administración Obama de buscar un equilibrio entre aplacar a los republicanos y continuar con su política de no confrontación.

Aunque hay otras dos hipótesis posibles.

La primera es que Livia Acosta anda de verdad en cosas raras y el gobierno de EEUU se enteró gracias a Univisión.

Esta hipótesis, por cierto, chocaría con uno de los mitos favoritos de la izquierda radical latinoamericana: la omnipotencia de la CIA.

La segunda es una mezcla inexacta de las primeras dos, para mí el escenario más plausible. Acosta quizá anda en cosas raras, pero nada que de verdad preocupe a EEUU o que, bajo circunstancias normales (no electorales), mereciese esta pequeña interrupción a la estrategia de no confrontación.

email

Share

Comments are closed.