Gabriela Montero toca el himno

Martes, 23 de abril de 2013

Un himno nacional crispado, intenso, desconcertante, lleno de tensión. Un himno que perdió su vacía majestuosidad y a ratos parece un canto de resistencia o un grito de rebeldía. Es como si entonando sus notas la pianista canalizara la voluntad de un colectivo que trata de defender algo importante o que se resiste a que le arrebaten ese algo.

Y eso nos recuerda que la música no es una calle de una sola vía. Siempre deja espacios abiertos que nosotros llenamos de significado.

email

Share

Comments are closed.