Legislar para camuflar

Miércoles, 4 de agosto de 2010

En su último boletín bimensual (por suscripción), Gustavo Tarre cuenta la siguiente anécdota.

La Asamblea Nacional venezolana sancionó recientemente la Ley de Reforma Parcial del Decreto 5.330 con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Reorganización del Sector Eléctrico.

La ley establece que toda la actividad del sector eléctrico quedará en manos del Ministerio para la Energía Eléctrica (MPPEE), a través de una empresa rectora única nacional: Corpoelec. El objetivo es “reorganizar el sector eléctrico nacional, y así mejorar la calidad del servicio,” según informó el diputado oficialista Jesús Graterol.

Sin embargo, hay un detalle extraño.

La Comisión de Energía y Minas está preparando el informe para segunda discusión de la nueva Ley Orgánica de Sistema y Servicio Eléctrico, que debería ser sancionada en las próximas semanas.

Frente a esta inminente Ley Orgánica surge la siguiente pregunta: ¿Qué utilidad tiene la ley recién aprobada?

El presidente de la Subcomisión de Energía Eléctrica, el diputado Hugo Márquez, tiene lista una respuesta: la norma recién aprobada “busca consolidar el sistema eléctrico nacional y complementar los principios que se establecerán en la nueva Ley Orgánica de Sistema y Servicio Eléctrico.”

Sobre las palabras de Márquez, Tarre Briceño comenta: “Se deduce que esta última ley será complementada antes de ser sancionada, una novedosa técnica legislativa nunca antes vista.”

¿Qué explica este sinsentido?

La respuesta es simple. El Decreto con Rango y Fuerza de Ley (emitido en 2007) que regula la materia en cuestión tenía como fecha de vencimiento el 31 de julio, razón por la cual el ministerio de Energía Eléctrica había solicitado a la AN la elaboración de una nueva normativa que reorganizara el sector eléctrico, esta vez con carácter orgánico. Pero como la normativa no estuvo lista a tiempo el gobierno decidió camuflar el retraso inventando la ley recién aprobada.

Otros textos del autor:

email

Share

Comments are closed.