Hugo Palin

Jueves, 4 de noviembre de 2010

Extrema polarización política, retórica ferozmente antiestablishment y lideres populistas que satanizan al sistema tradicional de partidos y explotan las frustraciones de una población abrumada por la crisis económica, ¿se está latinoamericanizando la política estadounidense?

En un interesante artículo publicado por Buenos Aires Herald, el académico chileno Patricio Navia explora este tema:

La crisis económica de 2008, con su legado de alto desempleo y decreciente poder adquisitivo de la clase media, ha dejado una herida profunda en la confianza que tiene el electorado estadounidense en su gobierno y su clase política. Aunque no totalmente articulado en estos términos, el movimiento Tea Party rechaza al establishment y a los dos partidos políticos que han dominado la política estadounidense durante un siglo. Las referencias del Tea Party a los “Founding Fathers” como precursores políticos son tan históricamente inexactas como las referencias a Simón Bolívar del presidente Hugo Chávez. Rechazando al sistema tradicional de partidos y promoviendo una restauración de una república fundacional (mítica), el Tea Party ha adoptado un discurso populista para abogar por una cura al estancamiento económico de Estados Unidos.

Si aún no está convencido sobre el paralelismo que hace Navia, lea esta columna de Richard Cohen sobre Sarah Palin.

Difícil leerla y no pensar en Esteban.

email

Share

Comments are closed.