Federación de grupos

Martes, 29 de enero de 2013

Ya he comentado varias veces que el análisis que divide al chavismo en dos alas, la militar liderada por Diosdado y la civil liderada por Maduro, no está respaldada por datos sólidos. Son narrativas especulativas y probablemente simplistas que los periodistas escuchan y repiten sin cuestionar su veracidad.

En unos de sus excelentes reportajes Joseph Poliszuk asoma -a través de Ismael García- una hipótesis más convincente sobre las dinámicas internas del chavismo:

[Ismael García] señala que es un error suponer que el Partido Socialista Unido de Venezuela se ha reacomodado únicamente en un ala civil liderada por Maduro y otra de corte militar representada por Cabello.

Sin director de orquesta, García define al PSUV como “una federación de grupos.” Algo así como una alianza de varias facciones con un reparto de cargos y cuotas de poder.

Yo añadiría que estas facciones se agrupan en torno a criterios en los que la afinidad ideológica quizá juega un rol, pero como también lo juegan la lealtad tribal a ciertos liderazgos, la conveniencia política, el interés económico y otros factores que quizá tienen mayor peso que la ideología.

Lean el reportaje para entender mejor de qué hablo.

Dicho esto, Joseph Poliszuk asegura que la señales del forcejeo entre Maduro y Cabello son evidentes:

En el ajedrez del PSUV Diosdado Cabello ha perdido fichas durante estos días. Las últimas gacetas oficiales vienen advirtiendo que algunos de sus colaboradores más cercanos han sido removidos de puestos estratégicos. Verbigracia su cuñado Rafael Contreras Hernández que, por disposición del Ministerio para Transporte Acuático y Aéreo, hasta el 8 de enero se mantuvo a la cabeza de Bolivariana de Aeropuertos.

En el Instituto Nacional de Ferrocarriles del Estado también hubo una movida de mata: el primero en salir fue su presidente, Franklin Pérez Colina, quien ha declarado públicamente que su relación con Cabello viene desde 1992…

Fue el Vicepresidente de la República el que decretó su salida. Desde que quedó a cargo del Poder Ejecutivo, la firma de Nicolás Maduro solo ha suscrito una sola designación, y se trata precisamente del ministro para Transporte Terrestre, Juan García Toussaintt, como presidente encargado del IFE, en sustitución del que había dejado Cabello antes de salir del entonces Ministerio de Obras Públicas.

Detrás de las fotos, los abrazos y los apretones de mano, cada uno está jalando para su lado. De otra forma, el diputado Ismael García no se explica cómo apareció Darío Vivas como segundo a bordo de la Asamblea Nacional.

“El día 4 de enero todos vimos que Diosdado Cabello había anunciado que repetía como presidente de la junta directiva con Pedro Carreño y Blanca Eekhout; Pedro vino ese día bien vestido con su corbata Vuitton, ¿y qué pasó?” pregunta. “Nicolás Maduro impuso a una pieza importante de él para hacer contrapeso.”

A esto hay que añadir las declaraciones que Maduro dio hoy en la tarde, afirmando que “aquí no hay dos jefes, ni tres, ni cuatro, aquí hay un solo jefe, que nadie se confunda, un solo Presidente que se llama Hugo Chávez.”

Y poco antes alguien obligó a la nulidad que funge como ministro de Defensa a jurar lealtad a Chávez y Maduro.

¿Se agitan las aguas dentro del chavismo?

email

Share

Comments are closed.