El reto de mantener la unidad

Martes, 6 de agosto de 2013

Así que Antonio Ecarri decidió lanzarse por su cuenta en el municipio Libertador, rompiendo con la MUD.

En el discurso de hoy dijo que la unidad opositora era “chucuta” y que la MUD tenía “verrugas.”

¿Me sorprende esto?

En realidad, no. A diferencia de Luis Vicente León, que le resta importancia al asunto, a mí esto me parece serio. Decisiones como las de Ecarri pueden tener un efecto dominó y ya sabemos que por este tipo de divisiones la oposición ha perdido importantes alcaldías y gobernaciones.

Pero la decisión de Ecarri no me sorprende porque algunas fuerzas que mantenían unida a la MUD se han disipado. Tener en el horizonte cercano una potencial salida a la pesadilla chavista ayudaba a mantener la unión. El 7 de octubre, y luego el 14 de abril, alimentaron las esperanzas de una salida. Pero ahora  la sensación en Venezuela, correcta o no, parece ser que el fin no está cerca. Y, si la posibilidad de un cambio no está en el horizonte, el incentivo para permanecer unidos es menor. Si unidos o no Maduro va a estar allí al menos seis años más, ¿es tan importante mantener la unidad?

A esto se suman otros dos factores. Primero, tener en el poder a una gavilla de gángsters dispuestos a comprar a medio mundo para fracturar la unidad. Y, sin una salida cerca, la tentación de acomodarse con el gobierno ahora es mayor, sobre todo en un país donde la crisis económica afecta a todos menos a los enchufados.

Por supuesto, esta visión es tan derrotista como cortoplacista. Ceder ahora, que la oposición -según algunas encuestas que me han llegado- tiene una clara mayoría en el país, le abre el paso al gobierno para seguir cerrando espacios que blindan aún más su poder y podrían alargar la fecha de un cambio.

Corrección. Fernando Nava Bravo corrige mi último post sobre la clase media y la obesidad: “Una persona de clase media alta tiene más dinero para comprar frutas y verduras, y más tiempo para cocinar o hacer ejercicio, mientras que una persona con dos trabajos tiene menos tiempo de cocinar, y menos dinero.”

No tengo razón para dudar de Fernando, un lector informado e inteligente. Pero ese error no cambia mi argumento de fondo.

email

Share

Comments are closed.