Cuando los pesimistas tienen la razón

Sábado, 22 de febrero de 2014

Un paréntesis para comentar otro asunto.

Hace poco, hablando del éxito diplomático de Cuba en la cumbre de la CELAC, Vicente Palacios escribió en El País:

Quizá esta partida de la CELAC en La Habana no la haya ganado el castrismo. Hay un reverso de su éxito diplomático, y es que posiblemente, de manera progresiva, los vecinos le van a exigir más al régimen en libertades y derechos, y resultados. Ese es el precio que tienes que pagar cuando te sacan del aislamiento y permites que te legitimen otros.

Palacios parece haber vivido en una cueva oscura sin acceso a nada durante una década. Miren a Venezuela, un país plenamente incorporado a la comunidad latinoamericana de naciones. Y miren cómo prácticamente ningún país se ha pronunciado sobre la represión a las protestas (incluyendo torturas), el asalto a la sede de partidos, la persecusión y encarcelamiento de líderes políticas, el uso de grupos paramilitares para intimidar, la censura a los medios, etc. Venezuela literalmente se ha convertido en una dictadura de las viejas en las últimas semanas y -excepto Panamá y Chile- nadie ha asomado una crítica.

No quiero decir con esto que EEUU y la Unión Europea deben seguir con la misma política hacia Cuba. Palacios tiene razón en proponer un cambio. Pero es terriblemente ingenuo pensar que el costo que va a pagar la isla por salir del aislamiento es presión por parte de sus vecinos.

email

Share

Comments are closed.