Cinismo innecesario

Viernes, 26 de abril de 2013

Juan Manuel Santos sobre el 14-A:

Una democracia tiene unas reglas de juego que en la elección pasada fueron exactamente las mismas reglas y se acataron, se respetaron. ¿Por qué no va a ser lo mismo ahora a pesar de que la diferencia es menor? Las diferencias pequeñas se han visto en muchos países: México con Calderón, inclusive Bush con Al Gore. Cuando una autoridad respetada por las dos partes da un veredicto, la obligación de todo el mundo es aceptarlo.

Santos tiene el derecho a sacar cuentas y decidir que a Colombia no le conviene un conflicto con Venezuela. Y no pelear con Venezuela significa nunca criticar al gobierno y callar ante los abusos. Dicho esto, la declaracion me recuerda a José Antonio Abreu diciendo:

Estamos en un país libre donde todo el mundo puede expresar su opinión….yo vivo en un país donde hace unos días la oposición a Chávez participó masivamente en unas elecciones pacíficas. Yo vivo en un país donde la democracia se siente en los procesos electorales y la contínua libertad. Nunca he sentido la más mínima presión política.

Está bien que Santos y Abreu decidan no pelear con el gobierno, pero ¿pierden algo no haciendo estas cínicas declaraciones? Francamente, yo creo que se pueden dar ese lujo sin poner nada en riesgo.

Por cierto, el cinismo de Santos es aún más evidente a la luz de lo que escribió en 2004:

En el fondo, Chávez habría preferido llegar al poder por la vía del golpe de estado y no por caminos democráticos, hacia cuyas instituciones siente desprecio porque, como a todo tirano, le significan una camisa de fuerza. No en vano ha ejercido el poder con un estilo típicamente autocrático y cada vez más alejado del estado de derecho. Nadie duda de que Chávez fue legítimo en el origen. Como lo fueron Hitler, Mussolini, Aristide, Fujimori… y tantos otros demagogos convertidos en tiranos.

email

Share

Comments are closed.