¿Qué debe hacer Polar?

Viernes, 22 de octubre de 2010

Una ejecutiva venezolana con amplia experiencia en el sector alimentos me dijo hace poco que la expropiación de Polar podría ser el punto de quiebre de la revolución chavista.

Esto podría ser cierto. Pero también es cierto que de Chávez se puede esperar todo, incluso acciones que, muy probablemente, afecten sus propios intereses.

Con otros líderes uno puede aplicar la lógica de “no debo hacer esto porque podría afectarme más que beneficiarme.” Pero no con Chávez.

¿Se va a atrever Chávez a expropiar a Polar?

Todo indica que, tarde o temprano, lo va a hacer. Que el asunto no es tanto si lo va a hacer sino cuándo.

Por eso, a estar alturas, es un error que Polar no esté tomando cartas en el asunto. Es ingenua esa espera pasiva y silenciosa para ver “si pasa algo” que los salve de la aplanadora chavista.

¿Qué podría hacer Polar?

De yo ser Lorenzo Mendoza, hubiese utilizado la expropiación de Agroisleña como un buffer. Hubiese utilizado el músculo financiero de Polar para movilizar gente y protestar la medida. Sólo este tipo de presión -como lo demuestran los casos de Álvarez Paz, la Ley de Inteligencia, la Ley de Pesca, el pasaje de transporte urbano, el sistema de admisión universitario y el currículo escolar- es efectiva para frenar a Chávez.

email

Share

Comments are closed.